Las conexiones de Joan Laporta con Pretoria

El ex-presidente del Barça, defendió en público la inocencia del ex-consejero Macià Alavedra y de Lluís Prenafeta, con los cuales estaba muy vinculado
Título de la imagen
Título de la imagen

La confiesa intermediación del ex-consejero Macià Alavedra para obtener comisiones del 4% en operaciones urbanísticas, incluyendo la eficiente colaboración de Lluís Prenafeta, ratifica las sospechas de corrupción del sector de negocios pujolista y convergente al cual el ex-presidente del FC Barcelona Joan Laporta ha estado históricamente vinculado.

No fue casualidad que el presidente del FC Barcelona fuera invitado por la Fundación Catalunya Oberta a hacer una conferencia al poco de las primeras detenciones. «Estoy aquí porque me han invitado, pero, además, para apoyar a las familias de unas personas, unos catalanes, unos barcelonistas, que están sufriendo como consecuencia de una decisión judicial que, como mínimo, encuentro desproporcionada y humillante, para ellos y para Cataluña», afirmó con relación a Macià Alavedra y Lluís Prenafeta. «Como catalán, pienso que ha sido una humillación también para el país esta decisión, y lo haría extensivo al alcalde de Santa Coloma, porque soy un firme defensor de la presunción de inocencia», añadió después de ser presentado y alabado en este acto por Marc Prenafeta, hijo de uno de los encausados.

Aquella declaración fue inducida y promovida por los pretorianos en defensa de su imagen, exactamente por los pesos pesados de la Fundación Catalunya Oberta en aquel momento, como Vicent Sanchis, director de Barça TV; Joan Oliver, director general del FC Barcelona; Xavier Sala Martín, tesorero del Barça, y el mismo Joan Laporta. Había algo más que una buena amistad con los implicados Macià Alavedra o Lluís Prenafeta cuando se destapó el pastel.

Por el modus operandi revelado no faltó quién relacionara la polémica compra de los terrenos de Viladecans impulsada por Joan Laporta en 2008 con el tipo de maquinación urbanística del caso. Fue a propuesta del presidente Laporta y del vicepresidente de patrimonio Joan Franqueza, que la directiva azulgrana aprobó en junta la adquisición de 28 hectáreas de terreno a la sociedad Inversiones Divabe SA, constituida en su día para la construcción de un campo de golf en Viladecans.

Divabe había sido antes Golf de Viladecans SA, una promotora que en tiempo de Macià Alavedra como consejero de Economía ganó 1.000 millones de pesetas con una expropiación de la Generalitat. Transformada en Divabe, el principal accionista es la farmacéutica Indukern (23%) que tenía como administrador único a Raül Díaz Varela, hijo de José Luis Díaz Varela, presidente del grupo Indukern, y es la compañía donde reapareció Macià Alavedra después de ser consejero.

El Barça perdió en la operación de Viladecans 11 millones de euros, mientras que Divabe ganaba por esta sola venta 12,8 millones limpios después de pagar una comisión de 3 millones de euros, que no se sabe a quién fue a parar. Todo legal, está claro, habiendo un comprador, el Barça, o mejor dicho el presidente Joan Laporta, dispuesto a pagar por los terrenos trece veces más de lo que valían en realidad según la tasación del Banco de España.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides