La CUP exige a Mas que deje la «representación internacional» del procés

Todos los partidos de la oposición en el Parlament piden al ex presidente responsabilidades políticas por el 3%
salellas parlament cup reguant
salellas parlament cup reguant

Artur Mas ha recibido las críticas de todos los partidos de la oposición en el Parlamento catalán en su comparecencia en la comisión de Asuntos Institucionales a raíz de la presunta financiación ilegal de Convergencia Democrática que se está juzgado dentro del caso Palau.

La CUP ha llegado a pedir a Artur Mas que deje la representación internacional que Mas está haciendo del proceso independentista de Cataluña. Demanda a la cual Mas ha respondido que fue la misma CUP, y en concreto el diputado Benet Salellas que es quien le ha interpelado, quienes le pidieron que se encargara de esta representación, y que en todo caso es «un trabajo que le encarga el Gobierno (catalán) en el cual la CUP no están».

Benet Salellas le ha dicho también a Mas que deje de decir que se le está persiguiendo para ser independentista, puesto que ni a la CUP ni a ERC se les está persiguiendo por este motivo.

La presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le ha recriminado a Mas que se volvió independentista para esconder la financiación ilegal de Convergència. Arrimadas le ha exigido reiteradamente a Mas si puede afirmar que CDC no se financió ilegalmente, y ha concluido que el partido de Mas, y que ahora se denomina PDECat, ha traicionado la confianza de muchos catalanes.

El socialista Miquel Iceta le ha reprochado a Artur Mas que las explicaciones que ha dado en el Parlamento no son suficientes. Y el líder de Cataluña Sí que Se Puede, Lluís Ravell, ha asegurado que Mas tiene un problema de credibilidad, y que «su credibilidad está bajo mínimos». Desde el grupo del Partido Popular, Alejandro Fernández ha dicho a Mas que ha sido «el peor presidente de la historia de la Generalitat», y le ha recriminado que no ha querido depurar la corrupción de su partido «no por patriotismo, sino por intereses personales», añadiendo que «usted no es un patriota, es un gobernante pernicioso que ha destruido la convivencia» porque no ha depurado responsabilidades.

En su defensa, el ex presidente de la Generalitat ha dicho que cuando Pasqual Maragall acusó en sede parlamentaria a CiU de tener un problema y que era el 3%, le preguntó como podía hacer esta afirmación sin tener pruebas, y que Maragall le respondió que lo dijo «porque lo he leído en un diario». Mas ha pedido que «no demos credibilidad, como si fuera un texto sagrado, a todo el que dicen Millet y Montull».

El ex presidente de la Generalitat ha asegurado que si no se investigan las adjudicaciones de la obra pública, no hay caso, y que no se ha investigado porque todo está bien adjudicado y no hay trato de favor. Y que en el juicio del caso Palau, el fiscal está obsesionado «cueste lo que cueste, y pese lo que pese» a demostrar que hubo adjudicaciones irregulares, pero que no las investiga.

Artur Mas ha acabado su comparecencia asegurando que «creo que estáis con una persona que si algo ha sabido hacer, es aceptar responsabilidades políticas», a lo que la oposición le ha recordado que no acabó siendo presidente de la Generalitat no por voluntad propia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides