El destino de Cataluña se ha forjado en La Camarga

Dos restaurantes con este nombre han sido claves
Título de la imagen
Título de la imagen

La Camarga, el espléndido paraje natural con caballos y campos de arroz que hay en el delta del Roine, está y estará asociada para siempre jamás en la historia política de la Cataluña contemporánea. Dos establecimientos de restauración que, hace años, decidieron adoptar este evocador topónimo para cautivar la clientela han sido escenario de hechos capitales. El uno, el restaurante La Camarga, ubicado en el número 117 de la calle Aribau de Barcelona. El otro, la finca La Camarga, especializada en la celebración de bodas y banquetes, situada en el kilómetro 29,9 de la carretera de Colmenar Viejo, en la cercanía de Madrid.

En un reservado del restaurante de Barcelona tuvo lugar, el 7 de julio del 2010, la comida entre la entonces líder del Partido Popular de Cataluña (PPC), Alícia Sánchez-Camacho, y Vicky Álvarez, la chica que acababa de romper una tempestuosa relación sentimental con Jordi Pujol Ferrusola, el hijo primogénito del expresidente de la Generalitat. Esta comida fue grabada con un aparato escondido en un jarrón comprado en un bazar chino que, previamente, había colocado en la mesa un empleado de la agencia de detectives Método 3.

EL ‘PERDÓN DEL OFENDIDO’ 

El contenido de esta conversación –dónde Vicky Álvarez explicaba detalles muy interesantes sobre las actividades del Júnior en paraísos fiscales y los negocios que desplegaba por medio mundo invirtiendo su fabulosa fortuna- quedó dormido durante más de dos años. Hasta que alguien la recuperó a finales del año 2012 de un ordenador de las desiertas oficinas de Método 3, que había cerrado puertas unos meses antes por problemas económicos, y la puso en circulación para que llegara a las redacciones de algunos medios de comunicación de Barcelona y Madrid, que la difundieron.

Más de seis años después de aquella comida, todavía quedan dos interrogantes fundamentales para descifrar completamente el intríngulis de este episodio. ¿Quién encargó a los detectives de Método 3 que grabaran el encuentro de La Camarga? Obviamente, la respuesta sólo la tiene Alícia Sánchez-Camacho, que fue quién dio el chivatazo con antelación. ¿Quién entró en el despacho abandonado de Método 3 e hizo una copia de esta grabación y de su transcripción? Sólo hay una explicación plausible: el exdirector de la agencia de detectives, Francisco Marco, o alguien de su máxima confianza.

Estos dos interrogantes han quedado, en principio, enterrados después del pacto judicial del perdón del ofendido firmado entre Alícia Sánchez-Camacho, que así salvaba sus prebendas políticas, y el liquidador de Método 3. En cambio, continúa viva en el Tribunal Supremo la demanda de la diputada del PP, actual secretaria de Mesa del Congreso, contra EL TRIANGLE por la difusión de la conversación de La Camarga a través de la web de nuestro diario electrónico.

En todo caso, los contenidos esenciales de esta grabación -ratificados por Vicky Álvarez ante la UDEF y la Audiencia Nacional a finales del año 2012- son el inicio y la piedra angular de las investigaciones policiales y judiciales que han acabado, en sucesivas fases, con la imputación del matrimonio Pujol-Ferrusola y de seis de sus hijos por blanqueo de capitales y fraude fiscal, entre otros muchos presuntos delitos (el séptimo, Oriol Pujol, está empapelado en el sumario de las ITV).

LA COMIDA DE BODA

De La Camarga de la calle Aribau a La Camarga de Colmenar Viejo. En esta gran finca de 500 hectáreas próxima a Madrid se casó, el sábado 21 de junio del 2014, un pariente del abogado barcelonés José María Fuster-Fabra (antes llamado José María Torrellas Fuster-Fabra). Este letrado, con pasado en Fuerza Nueva, se ha convertido, con el paso de los años, en uno de los asesores jurídicos de confianza de los cuerpos policiales, desde que trajo la defensa del general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, vinculado con la guerra sucia en Euskadi.

José María Fuster-Fabra está acostumbrado a moverse en las cloacas del poder y a mediar en casos delicados y a él recorrieron los hermanos Higini y Ramon Cierco, máximos accionistas de la Banca Privada de Andorra (BPA), cuando empezaron a recibir presiones policiales para que dieran detalles de las cuentas que pudieran tener escondidas en Andorra destacados dirigentes del movimiento nacionalista catalán, como Jordi Pujol, Artur Mas u Oriol Junqueras.

Según la versión de los hermanos Cierco, desde el ministerio del Interior se los chantajeaba con «reventarles» su filial española Banco de Madrid si no facilitaban esta información. José María Fuster-Fabra aprovechó su buena relación con la cúpula policial a las órdenes del ministro Jorge Fernández Díaz para convertir la boda de La Camarga en el escenario de un peliculero encuentro de los hermanos Cierco con los comisarios Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO) de la policía, y Marcelino Martín Blas, ninguno de la unidad de asuntos internos, que compartieron mesa con sus respectivas parejas.

Según ha explicado la periodista Patricia López, colaboradora del diario www.publico.es, en el marco de esta boda se pactó que los Cierco darían información probatoria de las cuentas de la familia Pujol a cambio que se pararan las medidas sancionadoras contra el Banco de Madrid y, por extensión, la BPA por su implicación en sendas operaciones de blanqueo de dinero investigadas por la justicia española: el caso Clotilde (la mafia rusa) y el caso Emperador (la mafia china).

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides