¡Los comunes se consolidan y ganan en Cataluña!

Entre el alud de análisis e interpretaciones que dejan las urnas del 26-J hay una evidencia que no debemos pasar por alto: el gran éxito de la plataforma En Comú Podem en Cataluña, ratificada como primera fuerza política en estas elecciones con 12 escaños. La formación que lidera Xavier Domènech, y que tiene a la alcaldesa Ada Colau como principal referente mediático, ha ganado en las demarcaciones de Barcelona y Tarragona y ha sido la opción más votada en las principales ciudades del país.

Pablo Iglesias no ha conseguido el anunciado sorpasso al PSOE en el Estado español pero, en cambio, los comunes han quedado confirmados como la fuerza que vertebra el voto progresista y de izquierdas en Cataluña, en especial entre la juventud. Este movimiento, surgido en buena medida de las plazas del 15-M, nos demuestra que ha llegado para quedarse, a pesar de su inexperiencia organizativa y política. Con una legislatura de cuatro años por delante, En Comú Podem tiene ahora la oportunidad de consolidar su mensaje y su estructura territorial para hacer escuchar su potente voz en este nuevo escenario.

Además de Xavier Domènech, nombres propios como Lucía Martín, representante de la PAH y número dos de los comunes por Barcelona; Marta Sibina, coeditora de la revista Cafèambllet y cabeza de lista por Girona, o Jaume Moya, activista ecologista y cabeza de lista por Lleida, que han ganado el escaño este 26-J, están llamados a tener un importante protagonismo. Una nueva generación de políticos, hasta ahora anónimos, está emergiendo de las urnas y su visibilidad contribuirá, sin duda, a enriquecer y a cambiar los grandes debates públicos. En Comú Podem es la primera fuerza catalana en el Congreso de los Diputados de Madrid y esto debe tener, entre otras consecuencias, la obtención de un grupo parlamentario propio.

En el campo nacionalista también se ha producido un terremoto. Si bien los resultados en número de escaños no se han movido en relación con las elecciones del pasado 20-D -nueve diputados para ERC y ocho para CDC-, poniendo la lupa sobre el territorio se detectan cambios sustanciales. Por primera vez desde el restablecimiento de la democracia, los republicanos son la fuerza más votada en feudos tradicionalmente pujolistas como Girona (¡qué batacazo para el presidente Carles Puigdemont, ex-alcalde de la ciudad!), Sant Cugat del Vallès, Manresa, Igualada, Berga, Palafrugell, La Seu d’Urgell o Balaguer y consolidan su victoria en ciudades como Figueres, Palamós, Vilafranca del Penedès, Valls, Solsona, Cardona, etc. La sustitución de CDC por ERC como referente del movimiento catalanista/independentista ya es un hecho después de este 26-J.

Después de la polémica por el monumento franquista de Tortosa, el caso de su alcalde, Ferran Bel, merece una mención específica. Se presentaba como cabeza de lista de CDC por la demarcación de Tarragona… ¡y ha quedado quinto!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario