¿Qué correlación de fuerzas ha quedado en la ANC?

jordi sanchez anc
jordi sanchez anc

Este próximo sábado, el nuevo secretariado surgido de las elecciones tiene que escoger los cargos de presidente, vicepresidente, secretario y tesorero de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). La decisión se presenta complicada, puesto que la entidad ha quedado fuertemente dividida en dos corrientes que se miran de reojo y que se acusan mutuamente de obedecer a intereses partidistas.

De los 77 miembros del secretariado hay 42 que se inscriben en la etiqueta de «renovadores», partidarios de la elección de Liz Castro como nueva presidenta. Los 35 restantes son considerados del ala continuista y verían con buenos ojos la reelección del actual presidente de la ANC, Jordi Sànchez. El problema radica en el hecho que, según el reglamento, la presidencia de la entidad se tiene que escoger por un mínimo de 2/3 de los 77 miembros que forman parte del secretariado, es decir, 51 votos, lejos de los 42 representantes que tienen los «renovadores».

De todas maneras, las etiquetas engañan. A Jordi Sànchez se le acusa de ser un «submarino» de CDC, cuando él procede de las filas de ICV. Por el contrario, los llamados «renovadores» -a quienes se considera unos «satélites» de ERC y la CUP- tampoco son claros. Por ejemplo, dos de sus máximos exponentes, Liz Castro y el abogado Quim Torra, siempre han actuado como criptoconvergentes.

Los resultados de la elección del nuevo secretariado de la ANC han quedado muy devaluados por la baja participación de los socios en las urnas. En esta ocasión sólo lo ha hecho el 21,2% de los 35.000 asociados que asegura tener.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides