La doble vida de Pinyol

El factótum de la privatización de ATLL es ahora el encargado de la desprivatización de la empresa mixta que gestiona la distribución doméstica
joan pinyol
joan pinyol

De participar activamente en el proceso de privatización de la empresa pública Aigües Ter Llobregat (ATL) a trabajar para la municipalización de la empresa mixta Aigües de Barcelona (AB). De ser un alto cargo en el organigrama de la compañía Agbar a ser el principal enemigo de esta empresa, participada por el grupo francés Suez y La Caixa. De ser un destacado miembro del clan de los negocios de Convergència a ser un hombre de confianza de BComú, gracias a su relación personal con Eloi Badia, regidor de Presidencia y Territorio del Ayuntamiento de Barcelona.

Joan Pinyol es un economista que ha hecho toda su trayectoria profesional a la sombra del poder convergente. Fue asesor del ex alcalde de l’Ametlla del Vallès, Albert Palay (CiU), que hizo la recalificación de los terrenos de los Avellaners de Can Plandolit para favorecer el proyecto urbanístico que impulsaba Fèlix Millet. En el sumario del caso Palau, Albert Palay aparece como perceptor de una compensación económica del Palau de la Música de 1.500 euros mensuales, junto con el ex regidor Jaume Codina, que cobraba 900 euros mensuales no se sabe por qué.

Posteriormente, Joan Pinyol pasó a asesorar al Ayuntamiento de Cervelló y se convirtió en interventor y persona de máxima confianza del ex alcalde Josep Lluís Morant. En este Ayuntamiento también hubo lío con el proyecto de recalificación y reparcelación de los terrenos de Can Esteve. El caso originó la presentación de una querella criminal por parte del nuevo equipo de gobierno municipal socialista y llegó al Tribunal Supremo, que condenó a Josep Lluís Morant a dos años de cárcel y a siete de inhabilitación para ejercer cargo público, que cumple este año.

Siempre de la mano de Convergència, Joan Pinyol entró a trabajar en 2000 en las oficinas de Sorea, filial del grupo Agbar, en Sant Cugat del Vallès. En esa época participó de manera activa en la captación de ayuntamientos para que cedieran la gestión del agua a la empresa privada que él representaba. Aquí estableció una estrecha relación con Lleonard Carcolé -un ingeniero de la órbita convergente-, que ocupaba el cargo de director de Agbar para la zona de Cataluña y Baleares.

Cuando Artur Mas ganó las elecciones de 2010 procedió al nombramiento de Lleonard Carcolé como director de la Agencia Catalana del Agua (ACA) y este, a su vez, fichó su amigo Joan Pinyol como gerente de este organismo público. El tándem Carcolé & Pinyol fue el artífice de la polémica privatización de la empresa pública ATLL, que se encarga del suministro en alta del agua en la conurbación de Barcelona.

La adjudicación de este concurso en 2012 al consorcio formado por la empresa madrileña Acciona y el banco brasileño BTG Pactual, con la participación minoritaria de las familias Rodés y Godia, ha originado un monumental escándalo político y una dura batalla judicial que, de momento, ha ganado en todas las instancias la empresa perdedora, Agbar.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides