Vender libros, quemar Constituciones e insultar

Confieso que no he leído ningún libro de Empar Moliner. Ha escrito varios: Feli, esthéticienne, El enseñador de pisos que odiaba a los mimos, Te quiero si he bebido, Cuentos infantiles contra todo pronóstico, Busco señor para amistad y lo que surja, ¿Desea guardar los cambios?, No hay terceras personas o La colaboradora. El último se titula Todo esto lo hago porque tengo mucho miedo y se ha vendido bastante bien en Sant Jordi. Dicen que ha sido el segundo más vendido de la especialidad de ficción en catalán.

Confieso también que no tengo criterio para decidir si una novela es buena o mala. Leo pocos libros y todos son informes o ensayos vinculados a cuestiones de actualidad política o social que me interesan. Los editores lo tienen muy claro: «Sólo alguien con el instinto narrativo, la agilidad y el humor de Empar Moliner podía haber escrito un libro como Todo esto lo hago porque tengo mucho miedo, una joya literaria que conmueve y divierte al lector de principio a fin».

Yo no puedo valorar, por tanto, si esta afirmación es correcta o no. Pero sí me atrevo a decir que en el alto nivel de ventas de Todo esto lo hago porque tengo mucho miedo ha influido mucho el incendio constitucional de hace unos días ante las cámaras de TV3.

Los malpensados creerán que concibió su acción como pirowoman pensando ya en Sant Jordi. No me atrevo a ir tan lejos. De todos modos, tengo claro que mucha gente ha comprado su libro porque es la chica que quemó la Constitución en TV3. Esto dice muy poco en favor de los ciudadanos que compraron libros el pasado sábado.

Y a ese hecho hay que añadir otro igualmente triste: el tercer libro en ventas en la especialidad de ‘no ficción castellana’ ha sido AuronPlay, el libro. AuronPlay, el autor, es un joven de 27 años, nacido en Barcelona, que se llama Raúl Alvarez, que dejó de trabajar como encuadernador y se dedica a colgar vídeos en YouTube. Es lo que se denomina un youtuber. En enero pasado alcanzó la cifra de 3 millones de seguidores. AuronPlay no insulta a la gente quemando la Constitución que votaron, pero recurre a menudo al insulto para burlarse y menospreciar a otras personas y colectivos.

¡Qué quieren que les diga! Me preocupa mucho menos que Empar Moliner contente a los cien mil independentistas y algunos despistados que miran cada día Els Matins de TV3 que millones de jóvenes de Cataluña, España y el mundo tengan como referente a una persona que hace de la altivez , el engreimiento y la chulería su carta de presentación y negocio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario