Unió se ve incapaz de parar la fuga de militantes

Carme Drópez también se va, pero deja su hija en el comité de gobierno del partido, que casi está inactivo
espadaler
espadaler

El último que apague la luz. Esta es la situación del partido: sin ningún diputado en el Parlamento catalán ni en las Cortes españolas, sin perspectivas de levantar el vuelo, con una deuda reconocida de 19 millones de euros y en situación de preconcurso de acreedores.

 

Un exdirigent democristiano explica que los únicos que están dando la cara por Unió en estos momentos son Ramon Espadaler y Antoni Font, secretario general y vicesecretario general, además de Josep Sánchez Libro, si bien este último ya no forma parte del comité de gobierno del partido.

 

Al resto de dirigentes se los ha tragado la tierra. Como ejemplo, estas fuentes indican que, incluso, el secretario ejecutivo de finanzas, Antoni Isac, todo un ex consejero de Justicia de la Generalitat, parece que siempre está atareado con asuntos personales porque no está al frente del día a día de la economía del partido pese al preconcurso de acreedores.De esto, del preconcurso, se ocupa un despacho de abogados externo.

 

Algunos dirigentes y exdirigents han intentado averiguar el número de militantes que quedan en Unió, pero no lo han conseguido. Cuando se hizo la consulta interna en junio del año pasado, a raíz de la cual se escindió el partido, estaban citados a participar cerca de 4.000 militantes. De estos, en la actual Unió quedarían bastantes menos de un millar, según las fuentes consultadas.

 

No sólo han marchado los independentistas hacia Demòcrates de Catalunya. La mayoría de los que han dejado el partido no han ido a ninguna otra formación e, incluso, en las últimas semanas se han producido bajas de dirigentes históricos nada sospechosos de soberanistas.

 

Un caso emblemático es el de Carme Drópez, tal como ha avanzado La Vanguardia. Fuentes de Unió recuerdan que Carme Drópez, que llegó a ser secretaria general adjunta de Unió en la década de los noventa, es la madre de Carme Plana Drópez, que fue número 3 del partido en las elecciones del 27-S. Esta chica fue nombrada el 2011 consejera de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), a propuesta de CiU, y continúa como vocal del comité ejecutivo de los democristianos.

 

Su padre, Josep Antoni Plana Castellví, dirigió la Fundació Catalana per la Recerca (FCR), entidad vinculada a la Generalitat. En los años noventa, esta fundación contrató -y pagó con dinero público- una empresa externa para crear el portal de Internet Olé, con un coste de 100.000 pesetas. En 1996, y sin el conocimiento del patronato de la Fundación, vendió Olé a la sociedad de uno de los trabajadores de esta empresa externa por 200.000 pesetas. Tiempo después, los nuevos socios vendieron el buscador Olé a Telefónica por 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros), que fue rebautizado con el nombre de Terra .

 

Esta desastrosa operación para las arcas públicas desató una polémica parlamentaria, que supuso la caída de Josep Antoni Plana y, de rebote, la de su esposa, Carme Drópez, que ahora resulta que ha decidido dejar la militancia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides