Creu de Sant Jordi para la Fundación que cobija a Jordi Pujol

También han sido distinguidos el tio de David Madí y Sol Daurella, la esposa de Carles Vilarrubí, investigado en el caso Pujol
Antoni Vila Casas
Antoni Vila Casas

El gobierno de la Generalitat ha concedido una Creu de Sant Jordi a la Fundación Vila Casas, la entidad que ha cedido un despacho al expresidente Jordi Pujol para que pueda trabajar y recibir visitas.

 

Desde hace un año, el expresidente Pujol ocupa un piso en lo alto de la calle Calabria, habilitado como despacho, que es propiedad de la Fundación Vila Casas, encabezada por el empresario farmacéutico Antoni Vila Casas.

 

Antoni Vila Casas y Jordi Pujol, los dos de 85 años, mantienen una larga relación de amistad. El empresario ya recibió una Creu de Sant Jordi el 1999, en el último gobierno de Jordi Pujol, y ahora la fundación que preside recibe otra, con el gobierno de Carles Puigdemont.

 

Después de confesar que durante más de treinta años había tenido dinero escondido en Andorra, Jordi Pujol perdió los privilegios como expresidente de la Generalitat, que incluían la pensión, el automóvil oficial, las secretarias, el tratamiento de muy honorable y dos lujosos despachos en el paseo de Gràcia: uno era la Oficina del Expresidente y, el otro, la sede de la Fundación Centro de Estudios Jordi Pujol, ya clausurada. Antoni Vila Casas se apiadó del expresidente, que se había quedado sin despacho, y le ha cedido uno de su fundación.

 

La Generalitat ha distinguido la Fundación Vila Casas con la Creu de Sant Jordi por sus méritos en la difusión del arte contemporáneo y por el fomento del diálogo entre los profesionales de la salud, que son sus dos ámbitos de actuación. No obstante, sorprende que esta entidad con treinta años de existencia reciba ahora este galardón, precisamente cuando hace unos meses acogió al expresidente Pujol.

 

Entre las 13 entidades y las 27 personas que han sido honoradas con la Creu de Sant Jordi de este año también se encuentra el empresario Carles Colomer, tio de David Madí, exdirector de la campaña que llevó Artur Mas a la Generalitat; y Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola Iberian Partners. En los dos casos se les ha otorgado la distinción por su contribución a la «proyección» y a la «internacionalización» de la economía catalana.

 

Precisamente, el Consejo Ejecutivo de la Generalitat difundió ayer la lista de galardonados con la Creu de Sant Jordi, en la cual aparece Sol Daurella, el mismo día que se conocía que su esposo, Carles Vilarrubí, sale en los Papeles de Panamá.

 

Vilarrubí, investigado por el caso de Jordi Pujol Ferrusola, supuestamente intervino en la compraventa de las cavas Montesquius a través de una sociedad de las Bahamas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides