La doble vida del doctor Macchiarini

Escándalo en Suecia por las prácticas de un médico procedente del Hospital Clínico de Barcelona
macchiarini
macchiarini

La prestigiosa universidad de medicina Karolinska Institutet de Estocolmo está viviendo su crisis más profunda. En el centro de la polémica está el cirujano suizo-italiano Paolo Macchiarini (Basilea, 1958) que entre 2005 y 2009 había ocupado un cargo en el Hospital Clínic de Barcelona. El escándalo se basa en los trasplantes de tráqueas artificiales en ocho pacientes, de los cuales seis han muerto, uno sobrevivió gracias a que le pudieron quitar el tubo artificial a tiempo y otro paciente, la mujer turca de 25 años Yesim Cetirin, sobrevive en la unidad de cuidados intensivos.

La crítica al Dr. Macchiarini se centra en que falsificó los resultados de su investigación de las pruebas realizadas en animales. En realidad, nunca logró trasplantar tráqueas artificiales en animales con éxito, tal como había asegurado en varios estudios que fueron publicados en revistas científicas de primer orden como Lancet. Todo apunta a que el Dr. Macchiarini se saltó todos los protocolos con el visto bueno de los responsables del hospital Karolinska y empezó a utilizar su técnica con órganos de plástico como un método clínico en humanos. En otras palabras, hizo experimentos de investigación en humanos alegando que se trataba un tratamiento clínico.

El caso de Julia Tuulik, una mujer rusa de 32 años, es especialmente grave. Julia Tuulik había sufrido un accidente de tráfico y había sido operada por cirujanos rusos con traqueotomía, un procedimiento quirúrgico para crear una abertura a través del cuello dentro de la tráquea. Aparte de la traqueotomía, la Sra. Tuulik llevaba una vida normal y estaba sana. En 2012 el equipo de Paolo Macchiarini encuentra a Julia Tuulik y la convence para que se sometiera a un trasplante de tráquea artificial afirmando que el método estaba aprobado por el Karolinska Institutet de Estocolmo y que había todas las garantías clínicas. La intención del Dr. Macchiarini era probar su método en un paciente sano, ya que en 2012 todos los operados con tráquea artificial habían muerto o estaban en estado muy grave. El Dr. Macchiarini explicó que el escaso éxito de su método se debía al precario estado de salud de sus pacientes antes de someterse al trasplante. Con Julia Tuulik su método iba a tener éxito, dijo. Julia Tuulik fue operada en julio de 2012 y poco después entró en una situación similar a la de los otros pacientes de Macchiarini, siendo internada en la UVI. Murió en septiembre de 2014.

La trama de Macchiarini ha salido a la luz pública gracias a la labor periodística de Bo Lindquist, que investigó en profundidad sus métodos durante más de un año. La investigación de Bo Lindquist fue emitida en un reportaje en enero de 2016 en la SVT, la televisión sueca.

El escándalo ha sacudido la prestigiosa Karolinska Institutet a fondo. Cabe destacar que esta institución es la que otorga el premio Nobel de medicina cada año. Las alarmas empezaron a sonar en 2012 cuando Macchiarini fue detenido en Italia por haber extorsionado a pacientes. Posteriormente, salió publicado y fue denunciado por colegas de la misma Karolinska que el método de Macchiarini era inviable: una tráquea es un órgano demasiado complejo y membranoso para ser sustituido por un tubo plástico. Aun así, y sabiendo que seis pacientes habían muerto, la cúpula del Karolinska siguió avalando a Macchiarini hasta finales de enero de 2016 cuando fue cesado y con él varios altos cargos del hospital.

La conexión con Barcelona
En un artículo que acaba de publicar la revista Vanity Fair sale la otra cara del Dr. Macchiarini. A raíz de un documental que la cadena NBC estaba filmando sobre el famoso cirujano, el Dr. Macchiarini y la productora de la NBC Benita Alexander empezaron un idilio. En el reportaje de Vanity Fair la señora Alexander explica en primera persona que llegaron a consolidar su relación hasta tal punto que tenían planificado contraer matrimonio e irse a vivir juntos a Barcelona.

El 13 de mayo de 2015 Benita Alexander se dio de baja de su trabajo en la NBC y avisó a su entorno que estaba preparando su mudanza a Barcelona, donde su futuro esposo Paolo Macchiarini reside. La boda iba a celebrarse en Roma en julio de 2015 y el lugar elegido por el doctor era Castelgandolfo, el palacio veraniego del papa. El que iba a oficiar la boda era el mismísimo inquilino del palacio, el Papa Jorge Bergoglio. La lista de invitados a la boda iba desde «los Obama, los Clinton, los Sarkozy, Andrea Bocelli, Kofi Annan, Russell Crowe, Elton John» y otras celebridades supuestos amigos del Dr. Macchiarini. Unas semanas antes de la boda, Benita Alexander cuenta que fue advertida por un conocido de la doble vida de su futuro esposo. El doctor estaba casado con Emmanuela Pecchia desde hace muchos años, con la que convivía en Barcelona. Benita Alexander siguió la pista y descubrió que ni Andrea Bocelli, ni el Papa, ni ninguno de los otros invitados conocían al doctor.

Durante su etapa en el Hospital Clínic de Barcelona, el Dr. Macchiarini saltó a la fama mundial cuando en junio de 2008 fue el primero en trasplantar una tráquea humana. El método consistía en limpiar la tráquea del donante y luego bañarla con células madres del propio paciente. El trasplante salió bien y la paciente, Sandra Castillo, sigue con vida. Gracias a este éxito, el prestigioso cirujano fue fichado por el Karolinska de Estocolmo en 2010. Cabe destacar que el Dr. Macchiarini es considerado un cirujano muy competente pero su faceta de investigador le ha costado caro a él y sobre todos a algunos de sus pacientes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides