Helena Rakosnik conserva el parking a nombre de la Generalitat

La esposa del ex presidente Artur Mas dispone de una plaza reservada en TMB, su puesto de trabajo
parking tmb helena rakosnik
parking tmb helena rakosnik

«Primera dama suena anticuado», soltaba Helena Rakosnik en TV3 cuando su marido, Artur Mas, era presidente de la Generalitat de Catalunya. Pero Helena Rakosnik sí que ha ejercido de primera dama durante los últimos cinco años: ha asistido a varios desfiles de moda, ha protagonizado inauguraciones y ha cumplido con el protocolo en numerosos acontecimientos, unas veces sola y otras, acompañada de su marido.

La mujer de Artur Mas, sin embargo, no se ha conformado con el papel de acompañante jugado por algunas esposas de mandatarios. Un punto de inflexión en el proceso para deshacerse de la etiqueta de ‘primera dama’ del país fue -aparte de conservar su apellido de cara a la proyección pública- la decisión de mantener formalmente su puesto de trabajo en la empresa pública Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

Uno de los ‘cargos’ que más críticas le reportaron fue su designación como presidenta del Festival de la Infancia, presidencia que durante el pujolismo ostentó Marta Ferrusola. Con el Tripartito se rompió esta tradición y fue designada la modelo Judith Mascó. Pero con el regreso de Convergència a la Generalitat, en 2010, se volvió a nombrar a la ‘primera dama’ como presidenta de este evento navideño. No en vano, el cargo lo designa el consejo de administración de la Fira de Barcelona, que entonces contaba con Xavier Trias en calidad de vicepresidente primero de la institución.

La designación de Helena Rakosnik como presidenta del Festival de la Infancia levantó críticas, que la ex primera dama intentó silenciar recordando su trayectoria como trabajadora de TMB, el principal operador de transporte del área metropolitana barcelonesa.

La mujer del ex presidente de la Generalitat hace 35 años que trabaja en TMB. Licenciada en magisterio, empezó su actividad en la empresa municipal como maestra en la escuela para los hijos de los empleados. Hoy forma parte del equipo de trabajo que se encarga de la gestión de los servicios especiales de la empresa. Organiza tours del buzo turístico y se ocupa de la promoción del Tranvía Azul y del Teleférico de Montjuic. Es precisamente en la ‘montaña mágica’ de Barcelona donde la ex primera dama tiene su puesto de trabajo.

«Soy una más», aludía, en una entrevista reciente a La Vanguardia, en relación a sus compañeros de trabajo en las oficinas que TMB tiene en la Avenida Miramar de Montjuic. Pero los hechos demuestran que Rakosnik no es «una más». Según ha podido constatar in situ EL TRIANGLE, en TMB todavía disfruta de un privilegio, a pesar de que ya no es la mujer del presidente de la Generalitat.

Ante las oficinas de la Avenida Miramar hay dos plazas de aparcamiento reservadas. Una es para TMB y la otra para la Generalitat de Catalunya, de uso privado para la señora Rakosnik. La mujer del ex presidente no va muy a menudo al trabajo, pero todavía tiene a su disposición una plaza de parking reservada para el Gobierno catalán. ¡Y eso que Artur Mas ya no es presidente, ni siquiera es diputado!

Si ya es inmoral aprovecharse del status de su marido para acceder a ciertos cargos -además de presidenta del Festival de la Infancia, también es vicepresidenta de la Fundación Rosa Oriol (de la propietaria de la empresa de joyería Tous)-, peor todavía es gozar de privilegios cuando tu marido ha dejado ya de ostentar un cargo público.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides