Este 20-D, En Comú Podem

Como considero que es honesto que los periodistas que dirigimos un medio de comunicación hagamos pública nuestra posición ante unas elecciones, yo quiero manifestar abiertamente que este 20-D daré mi voto a la candidatura de En Comú Podem al Congreso de los Diputados. Por cinco razones:

1. La sociedad española y catalana tiene que avanzar hacia una progresiva reducción del abismal gap que ha provocado la crisis provocada por el estallido de la burbuja financiera. Sólo desde una política desacomplejadamente de izquierdas, que acabe con los privilegios fiscales indecentes de las grandes fortunas, se puede abordar el necesario reequilibrio social y, de entrada, atender con sensibilidad presupuestaria las urgencias de los sectores de población más desfavorecidos.

2. El cambio climático, muy perceptible durante este insólito mes de diciembre que tenemos, requiere una reorientación estratégica de nuestro sistema energético, con una decidida promoción de las nuevas fuentes no contaminantes (solar, eólica, biomasa…) y el fomento de la autoproducción, en línea con la Cumbre del COP21. Sólo una plataforma alternativa, como la que representa En Comú Podem-Podemos, es capaz de plantar cara al poderoso lobby eléctrico –paradigma de las indecentes «puertas giratorias»- y acabar con sus abusos tarifarios y su prepotencia.

3. La Constitución de 1978, redactada en circunstancias excepcionales, necesita una inaplazable modernización y actualización, de acuerdo con las nuevas oleadas de gente joven que se han incorporado a la vida pública en las últimas décadas. Esta reforma constitucional sólo puede avanzar a partir del impulso que de En Comú Podem-Podemos, puesto que el PP y el PSOE son prisioneros de las inercias inmovilistas heredadas del pasado.

4. La cuestión catalana –y, por extensión, el carácter plurinacional del Estado español- tiene que ser afrontada de cara. Los nuevos Estados Unidos de Europa se están vertebrando en clave federal y es en esta dimensión que se tiene que repensar y reformular el modelo de estructuración política de la Península Ibérica, incluyendo a Portugal. Como es obvio, este proceso tiene que culminar con la celebración de un referéndum vinculante que valide el consenso sobre la nueva Constitución y, por contraste, el grado de aceptación en Catalunya de la vía independentista.

5. La legislatura 2011-2015 ha estado marcada por el estallido de los grandes casos de corrupción (Gürtel, Pujol, Púnica, ERE, 3%…). Es de esperar que, a partir de esta catarsis, la sociedad española y catalana haya quedado vacunada, por siempre jamás, contra esta gravísima lacra que pudre y mata a la democracia. Para afrontar esta nueva legislatura es imprescindible contar con formaciones políticas, como es el caso de En Comú Podem, totalmente libres de «mochilas» judiciales y de sombras de corrupción. Este 20-D es la hora de enterrar el pasado y abrir un periodo de renovada esperanza. La gente sencilla –la inmensa mayoría- se lo merece.

P.D.- El PSC ha cometido un grave error, que pagará en las urnas, con la designación de Carme Chacón –una candidata políticamente «quemada» y amortizada- como cabeza de lista por Barcelona. ¡Este 20-D va de cambio!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario