Mas se olvida de la corrupción

El aspirante a presidir la Generalitat entona su discurso más social, en un guiño claro a la CUP
Artur Mas defensa la seva candidatura per ser reelegit president de la Generalitat
Artur Mas defensa la seva candidatura per ser reelegit president de la Generalitat

Ni una sola vez ha usado Artur Mas la palabra «corrupción» durante su discurso de defensa de candidatura para ser investido presidente de la Generalitat. «Errores del pasado», ha sido la única frase que ha utilizado para referirse al tema. «Priorizar un país de buenas prácticas, gobierno abierto, más transparencia y regeneración democrática», han sido sus propuestas para la próxima legislatura.

«Ya nadie puede atribuirse mayorías silenciosas. Las urnas han hablado y el resultado está claro: mayoría absoluta de los partidarios a constituir un país independiente. El no roza el 40%», ha iniciado este lunes el presidente en funciones, Artur Mas, su discurso en el hemiciclo parlamentario catalán para presentar y defender su investidura para ser reelegido presidente de la Generalitat.

El presidente en funciones ha recordado los casos de Escocia y Quebec donde, con un apoyo popular inferior al obtenido por el independentismo, «facilitaron las vías legales para canalizar la voz de la ciudadanía». Mas ha separado las «democracias de calidad» y «pseudodemocracias, que utilizan a la fiscalía, a la policía y a los tribunales para abortar la voluntad popular. ¿Por cuál vale la pena luchar?», ha preguntado. Mas ha hablado en castellano para cuestionar «¿quién se identifica con un Estado que trata los demócratas cómo si fueran delincuentes?».

Mas ha recordado que la resolución aprobada no prevé la declaración unilateral de independencia. Y ha pedido al Estado «una lectura serena» para ver que «hay margen para el diálogo y la negociación».

Legislatura corta y priorización de la cohesión social
Tal y cómo prevé la resolución independentista aprobada, en los próximos 18 meses «hay que haber culminado el proceso constituyente con su base ciudadana y diseñado y preparado las estructuras de Estado», ha recordado Mas, para añadir, otra vez, la «voluntad de un diálogo permanente y sincero con el Estado español».

Mas ha empleado la segunda parte de su discurso a enfatizar las políticas sociales que impulsará el próximo gobierno, si él es escogido presidente. El dirigente ha recogido el guante lanzado por la mañana por la portavoz de la CUP, quien ha hablado «de acabar con las élites y las subvenciones en las escuelas que segregan por género», y ha enumerado una serie de propuestas, como la transformación de la renta mínima de inserción en una Renta garantizada de ciudadanía. La protección del derecho a la vivienda, un sistema educativo de calidad, una sociedad cohesionada con apoyo a las familias y a la gente mayor, una fiscalidad justa para las familias, un nuevo modelo de atención integral al envejecimiento, la aprobación del proyecto de ley de apoyo a las familias, el acceso a la cultura en igualdad de condiciones o, incluso, dar cobertura a las personas refugiadas «a quienes se facilitará la tarjeta sanitaria y se les facilitará ayuda psicológica«. Mientras toda la derecha europea levanta muros para aislar a los refugiados, Mas debe ser de los pocos líderes conservadores que les abre las puertas de par en par.

Toda una retahíla de medidas, de origen más cupaire que convergente, las anunciadas este lunes por el aspirante a presidir la Generalitat, siempre que obtenga el apoyo de la izquierda anticapitalista representada en el Parlament.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides