Wert, como excusa

Cuando se acercan elecciones, a los partidos nacionalistas les va bien que haya un poco de jaleo patriótico. Si echais un vistazo al archivo documental de las diferentes elecciones que ha habido en nuestro país -entiéndase país como se quiera- veréis que poco antes de votar surgen rencillas que excitan las pasiones de los catalanistas y los españolistas. Que si un Fondo autonómico que no se paga, que si una deuda que no cuadra, que si unas banderas de más o de menos o que si en la escuela se tienen que hacer más o menos clases en catalán o castellano.

Estoy convencido de que los dirigentes de unos partidos y otros se ponen de acuerdo para avivar estos temas justo antes de las elecciones. Igual no lo necesitan y funcionan por telepatía. Pero los nacionalistas catalanes y los españoles están encantados con el recurso del ministro de Educación, José Ignacio Wert, al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya contra la regulación del Gobierno de la Generalitat de la matriculación en las escuelas para el próximo curso. Wert pide que la Justicia imponga que, como mínimo, un 25% de las clases se haga en castellano.

En mi opinión, Wert no debería meter baza en el sistema educativo catalán porque es una competencia transferida. Pero entiendo también que se monta un follón por una cuestión menor. Los que tenemos hijos estudiando en escuelas o institutos sabemos que el porcentaje de uso de un idioma u otro varía en función de los profesores. Y no nos preocupa en absoluto. Que la gamberrada del ministro movilice el país, las fuerzas vivas y las muertas, las televisiones y radios públicas y privadas como si se acabase el mundo porque en una escuela tendrán que hacer una clase de matemáticas en castellano en vez de catalán, es desproporcionado.

Sobre todo porque estas mismas fuerzas, entidades y medios no mueven un dedo por los niños y niñas con discapacidades auditivas que no pueden matricularse en las escuelas e institutos de su barrio porque el Gobierno de la Generalitat no se preocupa de poner profesores de apoyo que lo hagan posible.

Wert es nefasto, pero va muy bien a los que necesitan pólvora para su causa independentista y una bandera con la que ocultar la desatención hacia las necesidades reales de la escuela y de los estudiantes en Catalunya.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario