Ciudadanos, el regalo que pedía la banca

«Necesitamos una especie de Podemos de derechas». Así de claro se expresó el presidente del Banco de Sabadell, al final de una conferencia que hizo en el Círculo de Empresarios, en Madrid, el pasado 25 de junio. No ha pasado ni un año y ya tiene lo que quería: Ciudadanos.

¿Cómo ha sido posible este parto tan rápido?

Algunos lo imputan a las excelentes prestaciones de su líder, Albert Rivera, en las tertulias televisivas a las que ha sido invitado. Seguramente, pero hay un puñado de excelentes tertulianos que no son invitados día sí y día también a los platós de televisión.

Teníamos candidato pero no teníamos ideología. Ciudadanos nació en Catalunya y su rasgo definidor principal era dar la lata a los soberanistas, de derechas o de izquierdas. Había que improvisar un programa económico y se fichó a toda pastilla al economista Luis Garicano. El 8 de febrero, Garicano anunciaba que se había dado de alta en el partido por el que suspiraba Oliu.

Los banqueros son banqueros y tienen dinero, claro. Por tanto, a Rivera y a Ciudadanos no les falta. Paséense ustedes por la Feria de Abril del Fórum y verán cuál es el stand más lujoso.

A los ciudadanos que no quieren la independencia de Catalunya, Ciudadanos les despertaba simpatías. Los ciudadanos que no quieren la independencia de Catalunya, pero que son de izquierdas, creen que a Rivera y compañía se les ha visto el plumero.

Ahora convendría ver de qué manera y en qué cantidad, en dinero y promesas, se ha forjado este juguete, que tan contento tiene a nuestros banqueros. «¿Quién decía que el dinero no lo compra todo?», se preguntarán entre sorbo y sorbo de cava.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario