Cronología de una ‘liberación’

Seguimiento de la ocupación de un bloque de pisos, por parte de la PAHC, para conseguir alojamiento para ocho familias
Cinquè bloc ocupat per la PAHC Bages
Cinquè bloc ocupat per la PAHC Bages

Una cincuentena de personas se reúne, el sábado 28 de marzo a las 16h, en la plaza Cataluña de Manresa. La mayoría visten la camiseta verde que distingue a los activistas de la PAHC. El grupo anda diez minutos hasta que se para ante el número 72 de la calle Montalegre. Dos personas despliegan ante la puerta de entrada del edificio una pancarta que lleva estampado el mensaje: ‘Disculpen las molestias. Estamos liberando viviendas’. Durante cinco minutos se oye el ruido de un radial de batería. De repente, entre el resto de concentrados estalla un grito unánime de alegría cuando la cerradura de la entrada cede y los activistas entran en el edificio.

Es una calle de uno de los barrios periféricos de la ciudad. No hay mucho tránsito. Mientras dura la operación de acceso, tanto los vecinos que salen a los balcones de sus viviendas alertados por el ruido, como los pocos coches que circulan, se solidarizan con la PAHC. Los conductores hacen sonar el claxon. Los vecinos ríen, y algunos incluso aplauden. Un par de activistas llaman a las puertas de los edificios del vecindario para explicar qué pasa: «Buenas tardes. Este edificio que estamos liberando es de la Sareb, el banco rescatado entre todos nosotros. Hace años que el bloque está vacío. Queremos abrir las puertas para meter a cuatro familias que no tienen donde ir. Son tranquilos. No harán ruido ni crearán problemas. Para cualquier cosa pueden hablar con nosotros», les explica uno de los portavoces de la Plataforma. «A mí, mientras no sean problemáticos, ningún problema», se repite la respuesta entre los vecinos.

Diez minutos después de abrir la puerta principal, el grito de satisfacción entre los concentrados, que ahora ya son un centenar, se repite cuando una de las ventanas de una de las viviendas del bloque se abre, y dos personas despliegan otra pancarta que dice: «Abrimos las puertas que el capitalismo nos cierra!! #BlocBages5». Se gritan consignas: «Se va a acabar la paz social» y «No puede ser, gente sin casa y casas sin gente».

Unos veinte minutos después plantarse ante el bloque, ya hay abiertas las puertas de las ocho viviendas. Los pisos son nuevos. Ahora tienen que negociar con el Ayuntamiento que les facilite el servicio de agua, que todavía es de titularidad pública. No es difícil, el consistorio cede a la presión para ahorrarse conflictos sociales y además, el alcalde de la ciudad es también el presidente de Aguas de Manresa. La luz, la pinchan hasta que se les regularice la situación.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides