Los clientes ‘dudosos’ de la BPA no se quieren ‘retratar’

El INAF y PwC quieren que una muestra de 600 clientes aclare el origen de sus fondos
Cues a la BPA per treure diners
Cues a la BPA per treure diners

Mientras las fuerzas políticas andorranas todavía no han decidido qué comisión estudiará el escándalo de la Banca Privada de Andorra (BPA), los auditores de PricewaterhouseCoopers (PwC) y el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF), el regulador bancario del Principado, han tenido una idea para clasificar los perfiles de clientes de la entidad intervenida: convocar a una muestra de 600 de un perfil misterioso a las oficinas de la BPA.

El misterio de estos clientes, publica el Diari d’Andorra, consiste en que forman parte de un conjunto mayoritario de clientes muy difícil de estudiar, sobre los cuales no consta que tengan cuentas claramente conflictivas ni tampoco cuentas probadamente inocentes.

Con el objetivo de generar más rápidamente un informe que separe los depósitos buenos de los malos y permita estructurar el ‘banco bueno’, esta medida se ha concebido para evitar tener que consultar a todos los expedientes de ese perfil de cliente, y se centrará en preguntar y pedir documentación sobre el origen del dinero de estos 600, que tendrán que personarse a la sede de la BPA.

El problema de esta muestra es que, según la misma información, se está invitando a los clientes a retratarse. Fuentes del mismo diario andorrano indican que no será posible que el INAF y PwC reúnan los datos en el plazo que desean -10 días-, porque, por ejemplo, muchos de los citados viven en América del Sur y, además, hasta ahora, no están recibiendo respuestas demasiado esperanzadoras cuando contactan con ellos.

La amnistía fiscal española
Por otro lado, en su comparecencia de este martes en el Congreso de los Diputados, el director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, aportó datos que exponen el diferente comportamiento de los evasores, según la ubicación de sus fondos.

La declaración 720, de bienes en el extranjero, hizo emerger 20.000 millones en Suiza, 4.000 en Andorra y 260 en Gibraltar, apuntó. La diferencia se explica en buena parte por el buen recibimiento de los evasores ‘helvéticos’ a la amnistía fiscal del ministro Cristóbal Montoro: mantener el dinero en Suiza, con el secreto bancario camino de la extinción en aquel país, era demasiado arriesgado.

En cambio, los ‘andorranos’ no tenían esa preocupación entonces. Ahora, sin embargo, a raíz del caso Pujol y más todavía a raíz del estallido del escándalo de la BPA y el corralito posterior, su situación es de lo más complicada.

Según El Confidencial, evasores con dinero en Andorra reclaman una segunda amnistía. La vía del modelo 720 les resulta muy costosa y argumentan, en la línea de la Comisión Europea, que aquel modelo es desproporcionado y no invita a la regularización. En el actual contexto -caso Pujol, BPA, caso Rato, año electoral- es improbable que el Gobierno de Mariano Rajoy haga un vestido a la medida de aquellos que quieren regularizar dinero andorrano, con condiciones más flexibles.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides