Sánchez Piñol deja, harto, ‘La Vanguardia’

Escribe sobre el exdirector de 'ABC' y columnista del diario de Godó en su último artículo no publicado: 'Zarzalejos, lejos, lejos'
Títol de la imatge
Títol de la imatge

«Cómo muchos ya debéis de saber, últimamente he mantenido ciertas discrepancias con la dirección de La Vanguardia. Mis dos últimos artículos han sido rechazados. Esta, y otras cuestiones, me han hecho tomar la decisión de dejar de colaborar con el diario». Con este mensaje en Facebook, Albert Sánchez Piñol ha cerrado su etapa como columnista del diario de Godó, después de que su artículo quincenal volviera a no salir publicado cuando se preveía. En el caso de la pieza anterior, ¡Sí al museo militar!, se acabó publicando una semana después de la fecha prevista.

El director de La Vanguardia, Màrius Carol, había asegurado en RAC1, sobre aquel artículo, que «tiene que ser publicado cuando el director quiere» y que «nadie dice que tenga que salir publicado el domingo», a pesar de que, fugazmente, fue publicado a la edición digital. «El problema viene cuando llega un artículo sobre el Estado Islámico y decidimos de publicarlo antes», explicaba entonces Carol, que añadió que «el de Piñol lo teníamos desde el viernes, cuando lo envió. Estaba en la maqueta y desde las páginas de la web se abocó en la red. Salió durante dos o tres horas»

Sánchez Piñol ha escrito en Facebook que «me sabría mal que mi último artículo no viera la luz, de forma que lo cuelgo en el Facebook para que lo lea quién quiera y lo publique libremente cualquier medio que así lo desee».

El artículo, sobre otro de los colaboradores del diario, José Antonio Zarzalejos, es este:

Zarzalejos, lejos, lejos

¿Puede existir algo más plomizo, más digno de hastío y animadversión que los artículos del señor José Antonio Zarzalejos? No importa lo que ocurra en el mundo, el señor Zarzalejos dedicará todas y cada una de sus piezas periodísticas a atacar, denostar y vituperar el proceso soberanista.

Lo que acaba siendo insufrible no son tanto las opiniones expuestas como la reiterada memez de los argumentos; la insidia machacona contra Artur Mas, obtusa y desde luego contraproducente, pues el acoso monomaniático haría simpático a un Barrabás. El tono de estratega de salón, de domador de pulgas. Los razonamientos alienígenos. Las ínfulas baratas.

Seamos justos: la prosa zarzalejiana no es exaltada ni disparatada; ni es necedad furibunda ni abunda en dislates. Pero sufre de un mal mucho peor, un mal imperdonable en un periodista que se quiere de élite: es de laboratorio. Los catalanes de que habla se dirían moléculas enfocadas por un microscopio. Y cuando nuestro insigne exdirector del ‘ABC’ alega un sincerísimo amor por Catalunya, su sentimiento es tan creíble como inmodificable: nos amará siempre y cuando los catalanes sean lo que él exige que sean: que no lo sean.

En Madrid la política es cosa de gabinete. Para las élites españolas la calle no existe. Solo sedes, cúpulas y ministerios. Tan solo un mundo como el aznariano podía ser capaz de crear el vocablo «pancartero». Y Zarzalejos viene de ese mundo. Por eso, que la mirada zarzalejiana intente valorar el Procés es como pedir a un daltónico que nos describa el arcoíris austral.

¿A cuántos secesionistas debe haber convertido el señor Zarzalejos a la fe unionista? La pregunta es irrelevante. En cierta ocasión me hallaba en una remota ciudad del Congo donde solo había dos blancos: yo y un viejo misionero belga. Recuerdo que le pregunté, del modo más delicado posible: «¿Está usted seguro de que las ideas religiosas del millón de personas que nos rodean son perfectamente erróneas y en cambio las suyas, que no mantiene nadie más que usted, son verdades de una abrumadora perfección, incuestionables y superiores?» Respuesta: «Por supuesto». Mi siguiente pregunta fue sobre cuántos africanos había convertido a la fe apostólica y romana en treinta años de misión. «Ah, no, eso no» confesó, tan pancho él: «A ninguno». Lo importante era el apostolado.

Pero volvamos a la cuestión del principio: ¿debería sernos odioso José Antonio Zarzalejos, o al menos sus artículos inanes y vocingleros, sus estruendos de ideólogo arcaico y periclitado?

En un relato autobiográfico, Herman Hesse nos cuenta que se recluyó en un balneario para superar una crisis nerviosa. Todo va bien hasta que en la habitación contigua se instala un cliente holandés, impertinente y gordinflón, que convierte su estancia en un infierno.

Tan solo les separa un ligero tabique, y el holandés arrastra muebles, incordia, sus risotadas son escandalosas. Su cama cruje y relincha, abronca a su mujer con unos aullidos guturales. Más que toser, muge. Hesse, que había acudido al balneario para superar un estado depresivo, está a punto de desquiciarse. Pero entonces, se hace una pregunta mágica: ¿Y si por un instante, solo uno, reemplazo el odio por la conmiseración? Hesse intenta visualizar al holandés cuando era niño, sus frustraciones, sus pesares. Su vida entera. Intenta imaginar qué dolor tan profundo lo trajo al balneario. A la madrugada siguiente, Hesse mira a su vecino de otro modo. Comulga con su sufrimiento. Lo ama. ¿Podríamos hacer lo mismo con Zarzalejos? Veamos.

Dícese del joven Churchill que la primera vez que ocupó un escaño, sentado junto a un viejo parlamentario de su mismo partido, miró a las filas rivales, exclamando: «¡Ajajá! ¡De modo que esos son nuestros enemigos!» (Recordemos que el parlamento inglés no es un hemiciclo, es un rectángulo: los grupos opuestos se sientan cara a cara). A lo que el veterano diputado responde: «No, joven, no; esos de enfrente son nuestros adversarios. El enemigo se sienta a nuestras espaldas».

Al pobre José Antonio Zarzalejos le ocurre lo mismo. Decir que los suyos le apalearon sería poco. Fue triturado, descuartizado, aniquilado en varias de esas pugnas de gabinete, tan madrileñas, que las moléculas no entienden. (Y que además les importan un bledo). ¿Cómo va a sernos odioso un hombre que ha sufrido el ataque cavernario desde todos sus frentes? Yo no sabía que la cosa es tan salvaje hasta que leí una sentencia en la que el juez condenaba a Jiménez Losantos por difamar a Zarzalejos.

Al parecer, y durante más de un año, Losantos usó su micrófono para dedicarle los siguientes epítetos: «calvorotas» (sic), «mentiroso», «traidor», «sicario», «embustero», «bobo», «analfabeto funcional», «inútil», «zote», «zoquete», «fracasado», «pobre diablo», «pobre enfermo», «nulidad», «ruindad», «pésimo director», «director incompetente», «ignorante», «escobilla para los restos»,»Zanzalejos» (sic), «Carcalejos» (sic), y por fin y para acabar, «despojo intelectual» y «detritus humano». Amén.

Está bien: lo amaremos. Al menos un poquitín. Pero por favor, que se nos concedan dos gracias. La primera es que antes de vocear que en Catalunya vivimos un «ambiente crispado», se relean en voz alta las sentencias de sus guerritas intestinas. Y dos: en vez de atosigarnos tanto, ¿no podría dedicarse un poco más a sus enemigos?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides