Ros destituye a Marta Camps

El paer alega pérdida de confianza y la ex primera teniente de alcalde de Lleida se considera represaliada
marta camps
marta camps

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, ha destituido este miércoles a la primera teniente de alcalde, Marta Camps, alegando una pérdida de confianza durante el último año y medio, si bien le ha ofrecido continuar en el grupo municipal socialista sin cargo.

Camps considera que Ros la quiere destruir progresivamente y que la publicación EL TRIANGLE de una información sobre ella ha sido la excusa para hundir su carrera política. De hecho, Camps va más allá y explica en un comunicado que «ha optado por adoptar esta decisión aprovechando como excusa una publicación basada en una falsedad, que me relaciona directamente con un trama corrupta como la Gürtel y pone en entredicho mi honorabilidad y trayectoria pública sin ninguna prueba. Una publicación que todos los indicios apuntan, ahora más que nunca, haber sido preparada y fabricada ad hoc para justificar la destitución de mis responsabilidades públicas.»

Vía Twitter, Camps había explicado que EL TRIANGLE había publicado la carta con la que pedía una rectificación de la citada información. Ese tuit ha sido borrado y, este miércoles, Camps ha publicado otro donde dice que «La publicación de mi carta al @El_Triángulo no es suficiente, vuelvo a reclamar rectificar una falsetat como dice la ley, con formato similar».

Una empresa del caso Gürtel «ilumina» Lleida
El pasado 13 de febrero, EL TRIANGLE publicó una información sobre las estrechas relaciones de los negocios de la familia de Camps con el empresario José Antonio Romero Polo, uno de los implicados en la trama Gürtel, y apuntaba que se han concretado en la adjudicación de un importante contrato municipal, la externalización del servicio de alumbrado de la capital del Segre.

Cómo publicaba este digital el pasado viernes, el nombre del Grupo Romero Polo sale mencionado en los papeles de Bárcenas en dos ocasiones. La primera, del año 2003, hace referencia a los 30.000 euros que el empresario leridano dio al dirigente local del PP, José Ignacio Llorens. La segunda, del año siguiente, es una donación de 24.000 euros consignada por Luis Bárcenas.

Este grupo constructor, fundado en 1984, se ha acabado convirtiendo en un poder fáctico en las comarcas leridanas, con numerosas adjudicaciones por parte de las administraciones que operan en el territorio. Especializado en obra pública, participa en el consorcio que construye el canal Segarra-Garrigues y también gestiona la recogida de basura de Lleida, varios vertederos comarcales, aparcamientos y gasolineras.

Pero la concesión que le ha hecho la Paeria para explotar el alumbrado público de la ciudad durante los próximos 12 años ha hecho saltar todas las alarmas. En primer lugar, porque esta empresa constructora no tiene ninguna experiencia en este sector. De hecho, toda la tecnología lumínica que se implementará en las calles de Lleida la proporciona la multinacional francesa Citélum, filial de Veolia y EDF.

¿Qué hace el Grupo Romero Polo en este negocio, que no es el suyo? Su presencia en la UTE Lleida Llum con Citélum sólo se puede interpretar como un «peaje» forzado. Al concurso convocado por la Paeria para la externalización de este servicio se presentaron un total de nueve ofertas.

El segundo aspecto que preocupa es la vinculación de los negocios familiares de Marta Camps con el Grupo Romero Polo. En el registro de intereses y bienes personales que declaran los regidores de Lleida, la recién destituida primera teniente de alcalde anotó que era accionista de la sociedad Hidro 1996 SL, domiciliada en la calle Pla de Montsó, 167. En esta misma dirección figuran las empresas Hidro Lleida SL y Sumihidro Hidráulica SL, administradas por dos hermanos de la exprimera teniente de alcalde, Daniel e Immaculada. Y, según datos del Registro Mercantil, Sumihidro Hidráulica SL y la empresa José Antonio Romero Polo SA participan, a su vez, en la sociedad Quality Reg SL, donde son administradores mancomunados.

De acuerdo con las normas europeas que regulan los conflictos de intereses, es evidente que Marta Camps se tendría que haber abstenido en todo el proceso de externalización del alumbrado de Lleida, desde el momento que la empresa Grupo Romero Polo presentó una oferta. Pero hizo todo lo contrario. Fue la impulsora del concurso y ha liderado todo el proceso hasta su resolución final. Esta actuación, que rompe los códigos de deontología política, ha provocado un gran malestar en la Paeria, donde Marta Camps mantenía, desde hace meses, un manifiesto enfrentamiento con el «paer», Àngel Ros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides