Artur Mas es rehén de Madrid

La cuenta de Liechtenstein fue abierta cuando ya trabajaba en la Generalitat
mas i pujol
mas i pujol

A Artur Mas le persigue un fantasma: la cuenta que tenía su padre en la banca Liechtenstein Global Trust (LGT) y de la cual figuraba como beneficiario, junto con su madre y sus dos hermanos. El año 2006, un empleado de esta entidad, Heinrich Kieber, copió en cuatro DVD’s el archivo de los clientes del banco y lo acabó vendiendo, a cambio de 4,7 millones de euros, a la Hacienda alemana. Después de «cazar» a los evasores fiscales de nacionalidad alemana que se escondían en el principado de Liechtenstein, las autoridades germanas transmitieron a los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Suecia.., la identidad de los clientes de estos países que figuraban en los cuatro DVD’s.

Curiosamente, la peripecia de Heinrich Kieber empezó en Barcelona. En 1996, este joven suizo quiso comprar una vivienda en la Ciudad Condal, pero el cheque de 380.000 euros que entregó no tenía fondos y fue denunciado ante la Justicia. El procedimiento judicial se cerró con una sentencia de cuatro años de prisión y Heinrich Kieber, que entonces trabajaba en los archivos de la LGT, entidad bancaria propiedad de la familia real de Liechtenstein, intentó escabullirse de la condena. Por eso, procedió a grabar a escondidas la lista de clientes del banco y comenzó una negociación con el gobierno de Liechtenstein con el objetivo de que le otorgaran el indulto a cambio de entregar los cuatro DVD’s.

La Fiscalía Anticorrupción
Finalmente, las conversaciones se rompieron, Heinrich Kieber consideró que el príncipe Hans Adam II le había engañado y, dolido, acabó vendiendo la lista de clientes de LGT a la Hacienda alemana. En total, los cuatro DVD’s contenían el dossier financiero de 4.527 fundaciones, que es la figura creada en Liechtenstein para encubrir la identidad de los evasores fiscales. La documentación recopilada por Heinrich Kieber comprendía el periodo entre 1970 y 2005.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tenía, desde el año 2008, la información sobre los clientes españoles de LGT, que le fue entregada por las autoridades fiscales británicas. En concreto, figuraba el nombre de 67 personas físicas, camufladas en las fundaciones de Liechtenstein, que escondían un total de 170 millones de euros.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides