Seamos realistas, pidamos lo imposible

Los catalanes representamos, aproximadamente, el 1,4% de la población de la Unión Europea y el 0,01% de la Humanidad. Como todos los pueblos del planeta tenemos nuestras tradiciones y costumbres y es legítimo que las defendamos y nos sintamos orgullosos de ellas. También tenemos una lengua propia, derivada del latín y emparentada directamente con el castellano, el portugués, el francés, el italiano, el rumano…

Nuestra historia, como la de todos los pueblos del planeta, es única e irrepetible. ¿Qué habría pasado si el rey Martí l’Humà hubiera dejado un heredero que hubiera continuado la dinastía? ¿Qué habría pasado si el Compromiso de Caspe se hubiera decantado por el candidato Jaume d’Urgell? ¿Qué hubiera pasado si la República Catalana de Pau Claris hubiera triunfado bajo la protección de la dinastía borbónica francesa? ¿Qué hubiera pasado si el bando austriacista hubiera ganado la Guerra de Sucesión? ¿Qué hubiera pasado si la II República hubiera aplastado el golpe de estado del general Francisco Franco?

Son preguntas estériles que no tienen respuesta y que es inútil buscarla. Para funcionar y salir adelante es imprescindible aceptar el principio de realidad, aunque no nos pueda gustar. ¿Y cuál es la realidad de Catalunya en las postrimerías de este 2014, año del Tricentenario? Doy algunas coordenadas:

· Catalunya es una de las 272 regiones que existen en los 28 estados miembros de la Unión Europea

· La Unión Europea trabaja con 24 lenguas oficiales. Además, en el Viejo Continente hay unas sesenta lenguas autóctonas, entre las cuales el catalán es la que tiene más hablantes

· El ranking de las lenguas más útiles para moverse por el mundo es: 1) el inglés; 2) el español; 3) el chino mandarín; 4) el francés; 5) el árabe; 6) el ruso; 7) el alemán; 8) el japonés; 9) el portugués; 10) el italiano

· Según la última encuesta del Idescat, el castellano es la lengua habitual del 50,3% de la población de Catalunya, mientras que para el 36,3% es el catalán. En el mismo sentido, los apellidos más abundantes son, por este orden: García, Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez, González, Gómez y Ruiz, todos ellos de matriz castellana

· El PIB de Catalunya (año 2013) fue de 192.545 millones y es la primera economía regional del Estado español en términos absolutos. Nuestro PIB per cápita es de 26.666 euros, inferior al del País Vasco (29.859 e), Navarra (28.358 e) y Madrid (28.915 e). Para poner unas referencias: el PIB per cápita de Andalucía es de 16.666 euros; el del conjunto de la Unión Europea, 28.700 euros; el de Holanda, 35.900 euros; y el de Grecia, 15.600 euros

· Los depósitos bancarios en Catalunya suman 190.427 millones de euros y los créditos concedidos por las entidades financieras a los particulares, empresas y administraciones suben a 284.204 millones de euros

· La deuda de la Generalitat de Catalunya es de 63.075 millones de euros –la más alta de la historia- y la calificación de las agencias de «rating» es: BBB- (Fitch), Ba3 (Moody’s) y BB- (S&P), al mismo nivel del «bono basura» de Castilla-La Mancha o Murcia

· La Generalitat ha recibido este año 2014 un total de 6.959,3 millones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y concentra el 37% de estas líneas de crédito en el Estado español

· Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el paro en Catalunya es del 19,1%, mientras que en el conjunto del Estado español es del 23,7% y la media europea es del 10%

· Bruselas ya ha dicho, por activa y por pasiva, que Catalunya quedará fuera de la Unión Europea en caso de secesión

A partir de aquí, que cada cual saque sus conclusiones y actúe en consecuencia.

¡Feliz año nuevo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario