La mala gestión condena a los bosques de Cataluña

Las subvenciones que el sector ha recibido durante años han servido para alimentar la economía especulativa
Arbres caiguts per la darrera ventada a Castellar del Vallès
Arbres caiguts per la darrera ventada a Castellar del Vallès

Desde la década de los 60, la gente ha marchado del entorno rural donde había vivido y de donde sacaba recursos como leña, carbón, madera, pastos o cultivos; y los bosques han quedado abandonados. La masa forestal catalana es de creación reciente también por los desastres naturales como el fuego. Los alrededores del área metropolitana -por ejemplo- están llenos de pinares que se regeneran con mucha intensidad y que se tienen que cortar de manera controlada para que crezcan bien. Pero esto no se hace, los árboles se secan, mueren y cuando hay ventadas fuertes, se aplastan.

Un país de bosques… desaprovechados. Sólo se extrae el 22% de la madera que crece en un año, y que sirve para alcanzar el 11% del consumo. La media de inversión en los bosques catalanes es, de largo, la más baja del Estado: 15 euros por hectárea y 3 euros por habitante. La media estatal es de 51 y 20. «Se destinan partidas pírricas, y el dinero que llega se gestiona mal», afirma Josep Plasencia, silvicultor del Pallars. «En la provincia de Lleida, por ejemplo, de los 5 euros que se invierten por hectárea, 3 se destinan al papeleo -trabajos de planificación- y los 2 restantes a la gestión sobre el terreno», añade. «En el País Vasco son todo especies de fuera plantadas para un crecimiento rápido. Lo cortan todo cada 25 años. Y en el resto del norte de España hay mucho eucalipto. Pero aquí te miran como a un delincuente si quieres cortar un árbol».

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DEL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides