La tortura es una vergüenza «persistente» en España

Amnistía Internacional dice que el Estado no reconoce la existencia del problema
detencio
detencio

España tiene muchos problemas de difícil solución. Uno de ellos ni siquiera es reconocido como tal por las autoridades del Estado y es «persistente», aunque no sistemático, denuncia Amnistía Internacional. Se trata de la tortura, una práctica que esta organización ha vuelto a poner sobre la mesa por motivo de la celebración del Día de los Derechos Humanos, este 10 de diciembre.

Según Amnistía Internacional, tres décadas después de la aprobación del convenio de Naciones Unidas contra la tortura, en toda España se da casuística en forma de maltratos a manifestantes detenidos y de incomunicaciones durante trece días aplicadas especialmente a los acusados de terrorismo. Asimismo, las expulsiones ‘en caliente’ convierten a los inmigrantes en víctimas potenciales de torturas en Marruecos.

Esteban Beltrán, director en España de Amnistía Internacional, considera que «España no cumple con sus obligaciones internacionales de investigar la tortura y hace que las personas no sean víctimas de tortura». Pero lo son y los culpables, según el Código Penal vigente, pueden ver prescrito su delito. A las víctimas de tortura, lamenta Beltrán, no las protege el mismo estatuto que en los casos de violencia machista y terrorismo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides