Jordi Pujol júnior conquista México

Es su base de operaciones en el extranjero, desde donde hace supuestas, aunque la Policía cree que son ficticias, y tambien inversiones reales que han resultado ruinosas
pujol junior jutjat
pujol junior jutjat

Jordi Pujol Ferrusola comenzó a hacer negocios en México en la década de los noventa, pero sus grandes conquistas en este país llegan a partir de 2003, precisamente después de que su padre deja la presidencia de la Generalitat, cuando participa en promociones inmobiliarias, en hoteles de lujo, minicentrales hidroeléctricas, telecomunicaciones, servicios de recogida y tratamiento de basura e, incluso, en operadores de casinos.

Los investigadores de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional sospechan que muchas de las operaciones de asesoramiento en Mexico facturadas por el heredero Pujol serían ficticias, que sólo servirían para esconder el cobro de comisiones de empresas contratistas de la Generalitat, si bien también efectuó intermediaciones e inversiones perfectamente documentadas aprovechando sus privilegiadas relaciones en aquel país, empezando por su consuegro, el multimillonario Javier García de Quevedo, presidente del poderoso Grupo México, un conglomerado de empresas mineras, de la construcción, financieras y del transporte.

Fuentes conocedoras de los negocios de Jordi Pujol júnior a México corroboran su capacidad para «abrir puertas», para negociar con las administraciones públicas por sus contactos con las élites económicas y polítcas mexicanas, en buena parte gracias a Javier García de Quevedo, su consuegro, muy relacionado con el presidente Enrique Peña Nieto. Una anécdota ilustrativa: para levantar el hotel El Encanto, en Acapulco, Jordi Pujol júnior se asoció con el inversor mexicano radicado en Miami Rafael Aragonés, hermano del arquitecto Miguel Ángel Aragonés, quien no sólo diseñó este complejo hotelero sino también la residencia en la cual vive el presidente Peña Nieto y su esposa, la exactriz de telenovelas Angélica Rivera, en el exclusivo barrio de Lomas de Chapultepec, en el Distrito Federal. La prensa mexicana revelaba la semana pasada que esta residencia, que algunos cronistas han bautizado como «la Casa Blanca» por el omnipresente color blanco de toda la edificación, todavía figura a nombre del grupo Higa, que ha colaborado con las campañas electorales del PRI y que ha obtenido polémicos contratos gubernamentales. Como presidente, Peña Nieto dispone de una residencia oficial, denominada Los Pinos, pero prefiere vivir en «la Casa Blanca», que su esposa ha anunciado que está en trámit de adquirirla.

Curiosamente, la esposa de Peña Nieto y Jordi Pujol júnior comparten el gusto por un arquitecto famoso por el uso de un color blanco inmaculado. En 2012, Jordi Pujol júnior casó a su hija mayor, Mercè Pujol Gironès, de 27 años, con Ignacio García de Quevedo, uno de los hijos del presidente del Grupo México. La pareja, que ya son padres de una hija, bautizada el agosto pasado en una iglesia de la Cerdanya, tiene casa a México DF, en el elitista barrio de Santa Fe, pero reside habitualmente en Miami, donde ambos se dedican al sector financiero: la niña de Pujol trabaja para Crédit Suisse Private Banking y el chico de García de Quevedo, en Bulltick Capital Markets, una firma que está especializada en inversiones a América Latina y, en especial, a México.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN EL SEMANARIO EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides