La puta y la Ramoneta en Sant Adrià de Besòs

Martín Ferrer, amo de Amnesia, acumula impagos en el Ayuntamiento y no recoge las licencias para construir el macrocomplejo del Port Fòrum
martin ferrer jordi pujol
martin ferrer jordi pujol

En 2012 tuvo lugar en Sant Adrià de Besòs un mediático paseo de tres hombres poderosos que ahora parece irrepetible. Se anunciaba que un macrocomplejo de ocio con la discoteca Amnesia como epicentro se instalaría en el Port Fòrum y Martín Ferrer, el amo de la discoteca, se hizo acompañar del arquitecto Jean Nouvel, cerebro de la obra, y de Jordi Pujol, entonces en periodo electoral y sin distancias con CDC. Y no sólo sería irrepetible por la caída en desgracia del expresidente: después de unos cuantos retrasos, se había previsto que las obras empezarían a finales del otoño, pero ahora todo está en suspenso.

Desmantelamiento
En septiembre, el grupo Amnesia ha empezado a desmantelar su oficina a Sant Adrià y los empleados contratados expresamente allí han sido despedidos. Oficialmente, Amnesia admite un proceso de reestructuración general, pero no confirma ni niega hoy por hoy la continuidad de ese proyecto, como tampoco la de LAtlàntida, discoteca de verano que también pertenece a su grupo y que acaba de cerrar su temporada en la otra orilla del Besòs.

Por su parte, los extrabajadores dan prácticamente por muertos estos proyectos. Según uno de ellos, personas de confianza de Martín Ferrer aseguran que L’Atlàntida no volverá a abrir y que la nueva Amnesia nunca se hará realidad. Una exempleada atribuye su despido a la cancelación del proyecto e indica que no faltaban inversores de peso ni solvencia por parte de Ferrer, quien dice sentirse decepcionado y medita ahora qué hacer. Las ambiciones de Ferrer, dicen, han chocado con constantes «obstáculos» del Ayuntamiento. Los motivos de la supuesta frustración del empresario, no obstante, no encajan con el relato municipal y vecinal, ni tampoco con las informaciones obtenidas por EL TRIANGLE. (…)

En particular, es significativa la controversia sobre la explotación del espacio donde se ha ubicado L’Atlàntida, el único gran proyecto que Amnesia ha realizado en el municipio hasta ahora. Esta discoteca se instaló en 2013 en el espacio de las piscinas municipales después de que Innovaciones Calem SL, detrás de la cual está Ferrer, ganara el concurso para explotarlo.

Antes había dispuesto de este espacio Gimesport SL, que había perdido la concesión por haber subarrendado el terreno, algo prohibido. Ambas dos empresas tenían un conflicto en el que también jugaban un papel Marina Entertainment SL, que ocupó el espacio como subarrendatario y lo había remodelado para instalar la discoteca Ghoa, San Adrià Beach 2012 SL, subarrendatario ‘en precario’, y el Consejo Comarcal del Barcelonés (CCB). Se trataba de determinar qué tenía que pagar Innovaciones Calem. 

Carlos Díez, socio de Marina Entertainment, ha facilitado a este semanario reveladoras grabaciones de conversaciones telefónicas suyas con responsables del Consejo, la entidad que puede otorgar la explotación de este terreno y que, en cierto modo, ejercía de mediador entre todos ellos el 2013.

Un acuerdo ‘en B’
En ellas, la secretaria general, Marta Gibert, explicaba que Innovaciones Calamos tenía que determinar cuánto pagaba por ocupar el espacio y lo justificaba con que la anterior concesión (retirada a Gimesport por irregularidades) no la habían otorgado ellos. Decía también que sólo se podían basar en la licencia concedida por el Ayuntamiento como único documento oficial para determinar un valor. La misma Gibert indicaba que Gimesport, como poseedor del anterior concesión, sería la receptora de la compensación y remataba proponiendo que las partes cerraran el conflicto ‘en B’: «Si se paga en negro y no hay impuestos, y gratis, bienvenido sea». (…)

En relación a una medida cautelar que amenazaba la concesión por parte del CCB del espacio, Gibert aseguraba que no permitiría que Innovaciones Calem pagara nada si había riesgos de que se tumbara la concesión. Finalmente, L’Atlàntida se ha acabado estableciendo allí sin que Ferrer hubiera alcanzado acuerdo alguno. Díez asegura que el pliego de la concesión a Innovaciones Calem contempla una compensación para aquellos inquilinos que habían hecho obras antes y que no han visto todavía un céntimo. (…)

Impagos
El Ayuntamiento de Sant Adrià no ha cobrado nada en 2013 y el 2014 por la presencia de L’Atlàntida en concepto de canon, como establece la normativa. Por otro lado, el cierre cautelar por exceso de ruido nunca se acabó de ejecutar porque, al final, la acción del consistorio en los juzgados no va tuvo éxito y porque se constató que, una vez instalados los limitadores, el exceso de sonido ya sólo constituía una infracción leve.

Para más inri, llama el atención el comportamiento de Amnesia en relación a la licencia para construir en el Port Fòrum. Ferrer había pedido celeridad para obtenerla, recuerdan en el consistorio. Pero, una vez concedida, no fue a pagar para recogerla ni liquidó el impuesto de construcciones.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN EL SEMANARIO EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides