Guillem Rakosnik, el aprendiz de brujo

Medió en la organización de unas jornadas en Barcelona, pero la empresa que las montó se siente engañada porque no ha cobrado de los patrocinadores
guillem rakosnik
guillem rakosnik

La primera edición de «Llatinoamèrica Critèrium Barcelona», que se celebró en esta ciudad del 18 al 20 de septiembre del año pasado, tenía que servir para reforzar el diálogo entre los dos continentes, pero ha acabado como el rosario de la aurora: no se hará ninguna otra edición y la empresa organizadora, 3 Producciones Culturales, prepara acciones judiciales porque no ha conseguido cobrar ni un euro de los supuestos patrocinadores, que son el Ayuntamiento de Barcelona y Banco Santander.

La idea de montar estas jornadas surgió de Guillem Rakosnik, cuñado del presidente Artur Mas, que fue quien convenció a la publicista y relaciones públicas Neus Andrés para que constituyera una empresa, que se denominó 3 Producciones Culturales, y para que fichase a Nina Gimeno, otra relaciones públicas que fue la encargada de buscar los patrocinadores y ‘atar’ a los participantes del Critèrium, entre los cuales había los consejeros Ferran Mascarell y Felip Puig.

Apoyo del Ayuntamiento
En declaraciones a EL TRIANGLE, Neus Andrés explica que confió en Guillem Rakosnik y en Nina Gimeno, que tenían el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona para organizar el Critèrium, y que todo iba como la seda hasta que se ha encontrado con que la persiguen los proveedores impagados y que no ha conseguido cobrar de los patrocinadores.

Neus Andrés se siente engañada por Nina Gimeno, que llevó el peso de la organización, y por el cuñado del presidente Mas, el padre de la idea. Guillem Rakosnik actuó como intermediario a título personal, al margen de Focus, que es la empresa de promociones culturales en la cual trabaja como asesor comercial.

En una visita a los estudios de COM Ràdio a principios de 2012, Guillem Rakosnik conoce a Neus Andrés, que en aquellos momentos trabajaba en el área de promoción y publicidad de la emisora de la Diputación de Barcelona, y le propone organizar un acto sobre las relaciones entre Catalunya e Iberoamérica por encargo del Ayuntamiento con el argumento de que el alcalde Xavier Trias no sólo está muy interesado, sino que también está dispuesto a financiarlo.

En marzo de 2012, Guillem Rakosnik y Neus Andrés se reúnen para ponerse manos a la obra en un despacho que les dejó la empresa Creacions Gràfiques Canigó. En presencia de su propietario, Josep Maria Truñó, que es testigo de la conversación en la cual el cuñado del presidente Artur Mas reitera el interés del alcalde Xavier Trias de montar en Barcelona un ciclo de debates sobre Iberoamérica y, para conseguir la organización, Guillem Rakosnik aconseja incorporar al equipo a Cristina Pérez Gimeno, más conocida por el nombre de Nina Gimeno, una relaciones públicas de Segur de Calafell muy metida en el entorno convergente desde que, según les comentó ella misma, supuestamente trabajó en Presidencia de la Generalitat a las órdenes de Lluís Prenafeta y también como colaboradora directa de Felip Puig.

El primer trabajo
Una vez dejó COM Ràdio a raíz de un ERE, Neus Andrés creó la empresa 3 Producciones Culturales, de la cual es la administradora única y también la única socia, para dedicarse a la organización de acontecimientos y relaciones públicas y, como primer trabajo, tuvo el diseño de estas jornadas sobre las relaciones entre Catalunya e Iberoamérica.

Según explica Neus Andrés, ella se ocupaba de los proveedores, mientras que Rakosnik tenía ‘atado’ al cliente (Ayuntamiento de Barcelona) y Nina Gimeno aportaba los patrocinadores que financiarían las jornadas y contactaba con los participantes. Por estas tareas, Rakosnik y Nina se llevarían una comisión sobre los beneficios, según precisa Neus.

Carta del alcalde Trias
Todo iba como la seda, como se puede ver en la fotografía, tomada en verano de 2012 por Neus Andrés, en la cual se ve a Nina Gimeno abrazándose a Guillem Rakosnik en la sobremesa de una comida en el restaurante Costa Gallega, en el paseo de Gràcia de Barcelona. Unos meses después, en noviembre de 2012, Nina Gimeno enseñaba a sus dos socios una carta firmada por Xavier Trias en la que el alcalde confirmaba que el Ayuntamiento de Barcelona «se implicará» en las jornadas y que, por eso, había pedido al director de Relaciones Internacionales y Cooperación, Joaquim Llimona, que fuera «el interlocutor» para todo lo que les hiciera falta. Después de leer el proyecto, Trias calificaba la iniciativa de «interesante y positiva».

La supuesta «implicación» del Ayuntamiento se concretaba un año después. En un correo electrónico datado el 9 de septiembre de 2013, Roger Mestre, jefe de gabinete del regidor de Presidencia y Territorio, el convergente Jordi Martí Galbis, comunicaba a Nina Gimeno que «la fórmula más plausible para contribuir en el proyecto ‘Llatinoamèrica Critèium Barcelona’ es a través de una subvención directa de 30.000 euros». Incluso, el correo les informaba de que, una vez registrada, la subvención sería abonada en un plazo «de entre 7 y 10 días a su cuenta». Más de un año después, el ingreso no se ha efectuado, motivo por el cual Neus Andrés se pregunta si el Ayuntamiento ha faltado a su palabra o si Nina se sacó de la chistera este mail. No lo sabe.

El dinero no llega
Según explica Neus Andrés, Nina Gimeno le aseguró que había cerrado un acuerdo con Banco Santander por el cual aportaría 100.000 euros en concepto de patrocinio por estas jornadas, aunque el pago no lo haría directamente la entidad del difunto Emilio Botín, sino una de sus filiales mexicanas. A Nieves le dieron el nombre de Rafael Vázquez Flores, CEO de World Trade Commodities Llc., una financiera radicada en México y en el Estado norteamericano de Texas, pero no sabe con toda seguridad si este sujeto pintaba algo en esta historia o si, sencillamente, no tenía nada a ver.

En nombre del Santander
En los banderines, letreros y material impreso que se distribuyó en los actos del Critèrium, por todas partes aparecía el nombre y el logotipo del Santander, pero en la cuenta de 3 Producciones Culturales, la empresa organizadora, no llegó ni un solo euro. El director de la oficina del paseo de Gracia del Santander, que asistió a uno de los actos, explicó a Neus Andrés que no tenía constancia del patrocinio, porque desde Madrid no le habían dicho nada, pero esto no impedía que lo asumiera la Fundación Botín u otra entidad vinculada con el banco.

En una comida restringida con empresarios que se hizo en la Casa Fuster en el marco de estas jornadas, diferentes testigos explican que escucharon un enigmático comentario del consejero de empresa, Felip Puig, el cual, dirigiéndose a Nina Gimeno, le dijo: «La próxima vez el sponsor te lo buscas tú».

Dos consejeros involucrados
A esta primera -y seguramente última- edición del Critèrium, acudieron dos consejeros de la Generalitat: el titular de Cultura, Ferran Mascarell, que inauguró el acto con un discurso seguido de un espectáculo folclórico y de una cena en el Teatro Nacional de Catalunya; y el de Empresa y Ocupación, Felip Puig, que un día después se reunió en una comida con una veintena de empresarios en la Casa Fuster, entre los cuales también estaba Guillem Rakosnik, el cuñado del presidente de la Generalitat.

Durante los tres días que duró el Critèrium, además de los consejeros Mascarell y Puig, también intervinieron en los actos o ponencias el entonces director general de los Mossos d’Esquadra, Manel Prat; el jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Evelio Vázquez; o el director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso. Además, entre el público, también estaba el subinspector de los Mossos Josep Ranea, imputado en el caso Macedonia sobre una red de presunta corrupción policial. Ranea fue invitado a la ceremonia inaugural por Nina Gimeno, amiga suya. Tanta presencia policial se explica porque una de las jornadas estaba dedicada a la seguridad.

Entre los participantes de las jornadas destaca un buen número de cargos municipales empezando por el primer teniente de alcalde de Barcelona, Joaquim Forn; el regidor Jordi Martí Galbis -que hizo un discurso político- y el director de Relaciones Internacionales y Cooperación, Joaquim Llimona, precisamente la persona designada por el alcalde Trias como «el interlocutor» del Ayuntamiento de Barcelona con la empresa organizadora 3 Producciones Culturales.

Como ponentes y participantes en los debates también tomaron parte empresarios como Josep Manuel González, director general de Bimbo; Kim Faura, primer ejecutivo de Telefónica en Catalunya; Josep Lluís Bonet, presidente de Freixenet; … y cargos de la Generalitat como el consejero delegado de Acc10, Joan Tarradellas, la agencia que se dedica a la promoción de las empresas catalanas en el extranjero.

Estas fueron unas jornadas de altos vuelos, que se hicieron en los escenarios del Teatro Nacional de Catalunya, en el Museo de Historia de la Ciudad o en la Casa Fuster. El Ayuntamiento ayudó a la empresa organizadora a contratar estos espacios a precios institucionales, mucho más baratos, pero, al final, tampoco se han podido pagar. Un ejemplo: un día antes de la inauguración del Critèrium, un empresario particular, que responde a las iniciales J. J. M., aportó un pagaré de Bankia por un importe de 12.705 euros para pagar el alquiler de la sala del Teatro Nacional de Catalunya, pero el talón no tenía fondos.

También resulta sorprendente que unas jornadas como estas, con tanta presencia de políticos, no merecieran ni una sola línea en la prensa. De hecho, ni siquiera se enviaron comunicados a los medios.

Engañada y estafada
La situación resulta surrealista: bajo el paraguas del Ayuntamiento de Barcelona, con la presencia de dos destacados regidores y de dos consejeros de la Generalitat, de las principales autoridades policiales e, incluso, del director de la Oficina Antifraude, se organizaron unas jornadas de altos vuelos para VIP’s de las cuales no se han pagado a los proveedores, como consecuencia de que la empresa organizadora tampoco ha conseguido ingresar los patrocinios.

Neus Andrés asegura sentirse engañada y además perseguida y demandada por un grupo de proveedores estafados de acuerdo con los pedidos incobrados realizados por Nina y su ayudante personal, Lluís Brañas. Neus Andrés ha pedido a su abogado que emprenda las acciones judiciales oportunas. Es la gran perjudicada y ha pagado muchos gastos de su bolsillo. Además, debido a este desbarajuste se ha visto obligada a subscribir un crédito y a empeñar las joyas familiares.

· De Chequia al Palau de la Generalitat
Los Rakosnik son una familia originaria de Chequia que, por azares de la vida, se ha convertido en un apellido importante en Catalunya. El abuelo de la ‘primera dama’ era un botánico checo que se trasladó a Elche para hacer estudios científicos del famoso palmeral de esta ciudad alicantina… y que decidió quedarse en el Estado español.

El padre de Helena Rakosnik era un pequeño empresario del sector cartonero y su madre, Helène, era hija de un soriano y de una murciana. La familia Rakosnik está muy esparcida por la península y tiene parentela en Soria, Segovia, Murcia…

La ‘primera dama’ nació en Barcelona, donde hizo la carrera de Magisterio. Trabajaba de maestra a la escuela de Ferrocarriles Metropolitanos de Barcelona (TMB) cuando conoció a Artur Mas, con quien se casó en 1982. El matrimonio presidencial tiene tres hijos. Al cerrar la escuela, Helena fue recolocada por la empresa de transportes, donde trabaja como técnica comercial en el equipo que gestiona el Bus Turístico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides