Cae el sospechoso de dirigir la venta ilegal de entradas del Mundial

La Policía detiene a Ray Whelan, director de una gran contratista de la FIFA, en el hotel donde se aloja Blatter

En la recta final del Mundial de Brasil 2014, la Policía brasileña ha detenido a quien sospecha que lidera la red de reventa ilegal de entradas, desarticulada hace unos días en Río de Janeiro y Sao Paulo. Se trata de Ray Whelan, director de la empresa Match Hospitality, una firma asociada a la FIFA propiedad de los mexicanos Enrique y Jaime Byron. Radicada en Zúrich, Río de Janeiro, Johannesburgo y Manchester, tiene la exclusiva de la venta de «paquetes de hospitalidad» y es la responsable -como explica a su web– del funcionamiento de todo el programa de hospitalidad de la FIFA. Es decir, opera en este ámbito en nombre del organismo rector del fútbol mundial.

Los investigadores brasileños acusan a Whelan de lavado de dinero, asociación criminal y comercio ilegal y lo consideran jefe del empresario argelino Lamine Fofana, detenido hace unos días junto con diez personas más, todos ellos acusados de vender ilegalmente entradas que correspondían, en principio, a jugadores, funcionarios y patrocinadores. Apuntan, en buena parte gracias a centenares de conversaciones telefónicas, que los dos urdieron un negocio ilegal de venta de entradas con el que podrían haber ganado 640.000 euros. Un responsable policial ha señalado que obtenían tantos beneficios que se podían permitir esperar a ‘hacer negocio’ cuatro años, hasta el siguiente Mundial. De hecho, se cree que esta red habría funcionado en los cuatro Mundial anteriores y se sabe que Match se había asegurado los derechos sobre el programa de hospitalidad de la FIFA de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022, entre otros muchos torneos.

Whelan ha sido arrestado en el Hotel Copacabana de Río, donde también se alojan el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y otros altos ejecutivos del organismo. Varios nombres conocidos en el panorama futbolístico han sido vinculados a este escándalo. Ha trascendido que al menos dos billetes revendidos pertenecían a Humberto Grondona, hijo de Julio Grondona, presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y vicepresidente de la FIFA. También se investiga, según la prensa de Brasil, la implicación de ex futbolistas internacionales de aquel país, como Carlos Alberto, Jairzinho, Dunga y Junior Baiano, y si tiene algo que ver Roberto de Assis, hermano y representante de Ronaldinho.

Uno de los socios minoritarios de Whelan en Match es Phillip Blatter, sobrino del presidente de la FIFA. Joseph Blatter ha negado saber nada de la venta de entradas y la FIFA ha escenificado su compromiso a cooperar con la investigación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides