La ANC provoca a sus simpatizantes de izquierdas

El pasado 19 de junio, la Assemblea Nacional Catalana decidió poner a prueba la fortaleza ideológica de sus simpatizantes de izquierdas. Coincidiendo con una semana de actividades de protesta en numerosos hospitales contra los efectos de los recortes en la atención sanitaria, las listas de espera, el cierre de plantas y quirófanos y las privatizaciones de servicios, organizó la presentación de su sectorial de Salud.

El acto se celebró en el Colegio de Médicos de Barcelona y contó con la participación de su presidente, Jaume Padrós. También compareció la presidenta de la ANC, Carme Forcadell. Pero el plato fuerte fue la intervención de Helena Ris, directora general de la Unió Catalana d’Hospitals, la patronal del sector privado que presidía Boi Ruiz antes de marchar a la consejería.

Helena Ris presentó el documento de la sectorial sanitaria de la ANC «Limitaciones actuales y perspectivas en la Catalunya independiente». Ninguna alusión al combate de la sociedad civil catalana para detener los recortes en el ámbito de la sanidad y sus efectos nocivos sobre la población. Y ninguna presencia de las entidades que protagonizan esta lucha. ¿Habrían molestado?

La ANC le ha puesto difícil a los independentistas de izquierdas sentirse representados por sus siglas. La gente progresista a la que no siempre le es fácil justificar su opción independentista, poco compatible con el tradicional internacionalismo de la izquierda, se encuentra ahora con la dificultad de asumir un nuevo argumento: «Primero, la independencia, aunque sea al lado de los que recortan servicios sanitarios, con sus efectos sobre la salud mental y física de los catalanes, y las empresas que se benefician de ello».

Conozco a muchos amigos y amigas independentistas que continuarán siéndolo pero a los que la Asamblea Nacional Catalana les ha caído a los pies.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario