Mariano Rajoy corta la cabeza a Pedro J. y da el trofeo a Artur Mas

La destitución del fundador de El Mundo obedece, oficialmente, a los pésimos resultados económicos de Unidad Editorial, la empresa editora del diario
pedro j. ramírez
pedro j. ramírez

La fulminante destitución del director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, pone en evidencia la fría determinación del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, de deshacerse de todos aquellos que le estorban en el ejercicio de su poder omnímodo. A la vez, es un gesto de conciliación dirigido expresamente a Artur Mas. Cortando la cabeza del periodista riojano, desaparece de la escena el principal agitador de la Brunete mediática, enemigo declarado del nacionalismo catalán y tenaz perseguidor de las corruptelas de los Pujol y de la Generalitat.

Oficialmente, el cese del fundador de El Mundo obedece a los pésimos resultados económicos que arrastra la empresa editora del diario, Unidad Editorial, propiedad en un 96% del grupo italiano RCS MediaGroup. A pesar de los constantes recortes de personal -que se han traducido en tres ERE-, la compañía hace seis años que genera déficits insostenibles.

Si en 2011 perdió 243 millones de euros, en 2012 el agujero se incrementó hasta los -526 millones y el año pasado, aunque no se han hecho públicas las cuentas, también fue desastroso, con caídas de los ingresos publicitarios y de las ventas de ejemplares. RCS MediaGroup, que también pasa por una delicada situación financiera, tuvo que inyectar, meses atrás, 409 millones de euros para evitar la quiebra de su filial española y, además, le abrió una línea de crédito de 600 millones.

El periodista de Aznar
En sintonía política con la UCD de Adolfo Suárez, Pedro J. Ramírez fue nombrado director de Diario 16 en 1980, cuando tenía 28 años. Su fobia antisocialista le condujo a un enfrentamiento frontal con el gobierno de Felipe González, que acabó con su destitución en 1989, cuando el grupo periodístico de los hermanos Juan Tomás y Alfonso de Salas pasaba por graves dificultades económicas.

Al cabo de unos meses, y en compañía de Alfonso de Salas, sacó, el 23 de octubre de 1989, el diario El Mundo. Durante los primeros años, Mario Conde -entonces presidente de Banesto- fue el principal apoyo financiero del rotativo, hasta que cayó en desgracia y le expropiaron el banco.

Pedro J. Ramírez trabajó a fondo para erosionar a los socialistas y depositó sus esperanzas en José María Aznar, a quién ayudó a ganar las elecciones de 1996. Obviamente, se lo cobró. Intentó que desde la Moncloa se articulara un gran grupo mediático privado de centro-derecha, con prensa, radio y TV, que acabara con la hegemonía de El País.

En esta operación, la Telefónica de Juan Villalonga -el antiguo compañero de pupitre de José María Aznar- tenía que jugar un papel capital. Incluso, el tándem Aznar-Pedro J. urdió una estrategia judicial para encarcelar al presidente de Prisa, Jesús Polanco, que fracasó.

Pero el proyecto no tuvo éxito, a pesar de que el PP adjudicó a El Mundo un canal multiplex de televisión digital y licencias de radio a mansalva. Entre otros factores, la difusión de un impactante vídeo pornográfico de Pedro J. Ramírez en compañía de la guineana Exuperancia Rapú estropeó los delirios oligopolísticos del periodista.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE ESTA SEMANA

(Visited 238 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario