Cartas desde la cárcel

A nuestra redacción están llegando cartas de reclusos de las cárceles catalanas que narran la situación de penuria e injusticia que se vive en estos centros penitenciarios
Presó
Presó

Ante la imposibilidad de publicarlas todas, hemos procedido a una selección. Aunque muchos de los comunicantes afirman que no tienen miedo a que hagamos pública su identidad, hemos valorado que su gesto puede comportarles represalias y es por ello que les mantenemos en el anonimato.

Des de la cárcel de Quatre Camins, en La Roca del Vallès, un preso nos envía copia de la denuncia que ha remitido al Alto Comisionado de las Naciones Unidas:

«1. El Estado interesado es el español, cuya administración autonómica de justicia en Catalunya viene conculcando el artículo 10.1 de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas, crueles o degradantes, al no suministrar artículos de higiene personal y general con la frecuencia que exige el respeto a la dignidad inherente al ser humano.

2. Se denuncia aquí la interrupción del reparto regular y periódico de artículos de higiene personal, así como cubiertos para comer entre los reclusos por parte de la administración penitenciaria. La supresión viene afectando con especial gravedad a aquellos que no disponen de ingresos económicos para adquirir los productos de higiene e instrumentos para comer por el sistema de compra, como viene siendo mi caso. La mora resolutiva y el silencio administrativo vienen siendo utilizados para evadir la reparación de esa desviación institucional.

3. La mora observada en la resolución de recursos vuelve inocuo el agotamiento de éstos, en razón a la urgencia de solución de un estado de hecho que, en toda lógica, cobra gravedad con el paso del tiempo. Por ello se invoca aquí el párrafo primero del Comité contra la tortura en cuya virtud pido que el mismo adopte medidas provisionales, que entiendo que debieran consistir en recomendar al Estado español asegurar y garantizar con carácter de urgencia los medios materiales necesarios para el mantenimiento de la higiene personal y general entre los reclusos carentes de medios económicos».


«LA SOCIEDAD DEBE SABER»
Otro preso, éste desde Can Brians, también denuncia la precariedad material que se vive en esta cárcel a causa de los recortes presupuestarios: «La comida es mala, falta asistencia médica y falta medicación». Los funcionarios están de mala uva a causa de los recortes salariales que les ha impuesto la Generalitat y «abusan de su cargo. Esto es maltrato, pero es la palabra de un preso contra la de un funcionario y la justicia acaba archivando las denuncias y cuanto más denuncies, peor lo tienes».

 

Más información a la edición en papel del semanario EL TRIÁNGULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides