La maldición de los premios Príncipe de Asturias

La polémica persigue a los últimos vencedores de la categoría de deportes
Santiago_Calatrava
Santiago_Calatrava

Yelena Isinbayeva se ha retirado por la puerta grande del atletismo, consiguiendo su tercer mundial de Salto de Pértiga, pero ha emborronado su despedida con unas declaraciones homófobas. La atleta rusa se ha posicionado en la misma línea que la mayoría de sus compatriotas y ha criticado las uniones de personas del mismo sexo.

Isinbayeva ha declarado en la rueda de prensa posterior a su victoria en el Mundial celebrado en Moscú que «los rusos nos consideramos gente normal, estándar; simplemente vivimos los chicos con chicas y las chicas con chicos. Viene de nuestra historia. Espero que este problema no arruine nuestros Juegos de Sochi».

La atleta rusa, reconocida con el premio Príncipe de Asturias del Deporte de 2009, ha añadido que no tiene nada contra los homosexuales, pues «son sus vidas y sus decisiones. De lo que estamos en contra es del exhibicionismo en nuestro país y, en este caso, yo apoyo a nuestro Gobierno».

Las declaraciones de la atleta han levantado mucha polémica, por tratarse de una reconocida y respetada atleta, que también ha criticado a otros atletas que han apoyado los derechos de las personas homosexuales en Rusia, como la atleta sueca Emma Green, que se clasificó para la final de salto de altura con las uñas pintadas con los colores del arcoíris, que representa al colectivo de gays y lesbianas.

Esta polémica se une a la de Lance Armstrong, ganador del Príncipe de Asturias del Deporte en 2000, premio que todavía conserva, pese a que se ha destapado un sofisticado programa de dopaje profesionalizado que le ayudó a conseguir sus éxitos deportivos, que ya le han sido derogados.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides