Sólo ante el peligro

Esta semana pasada, EL TRIANGLE ha estado en boca de todo el mundo. Por un lado, porque el martes reprodujimos en nuestra web el contenido íntegro de la conversación de La Camarga entre Alicia Sánchez-Camacho y Vicky Álvarez. Por otro, porque el juzgado núm. 14 de Barcelona nos requirió, el viernes por la tarde, para que retiráramos este documento de la red. Durante las 67 horas que la grabación de la conversación estuvo colgada en nuestra página, más de 80.000 internautas pudieron consultar este documento sonoro, de indudable valor periodístico y político.

Considero que hemos cumplido con nuestro deber de servir al interés público. Desde el comienzo de todo el asunto de Método 3, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha intentado impedir, de todas todas, que saliera a la luz la grabación de su comida con la ex amante de Jordi Pujol Jr. Primero, presentando sendas denuncias civil y penal en los juzgados de Barcelona. Después, firmando un macarrónico acuerdo con el liquidador de Método 3 para archivar estos dos procedimientos, documento que -cómo explicamos en la edición de la semana pasada- es papel mojado.

¿Por qué Alicia Sánchez-Camacho ha montado todo este numerito? Pues para intentar esconder aquello que es una evidencia: que la dirigente popular era cómplice de esta operación y sabía, desde el primer momento, que la comida del reservado de La Camarga estaba siendo grabada por parte de los detectives de Método 3.

En la larga historia de EL TRIANGLE, el caso Sánchez-Camacho tiene un paralelismo con el caso Cullell, el ex consejero de Política Territorial de la Generalitat de quién reprodujimos unas conversaciones telefónicas hace unos años que demostraban su implicación directa en un asunto de corrupción urbanística al municipio de Sant Pere de Torelló. Josep Maria Cullell tuvo que dimitir debido a aquel escándalo, pero EL TRIANGLE fue condenado por el Tribunal Supremo.

Hoy, como entonces, se repiten las circunstancias. Los lectores y la opinión pública nos siguen y nos agradecen nuestra valentía periodística por poner a cuerpo descubierto las miserias y las martingalas de algunos representantes de la clase política. Pero, a la vez, el resto de grandes medios de comunicación nos hacen el vacío más clamoroso: ni se hacen eco de la información, si lo hacen no nos mencionan y cuando recibimos las represalias lo silencian o encogen los hombros.

EL TRIANGLE ha sido siempre un medio de comunicación solidario con la profesión periodística y hemos hecho de la lucha contra la censura y la represión nuestra bandera. Lo hemos demostrado muchas veces y lo continuaremos haciendo. Pero no puedo esconder mi decepción ante la carencia de camaradería y solidaridad cuando, como pasa ahora, es EL TRIANGLE quien se la juega y recibe los varapalos. A pesar de todo, yo continúo creyente en la fuerza transformadora del periodismo y este medio de comunicación que dirijo será siempre sensible y solidario con las víctimas de los ataques contra la libertad de información. ¡Caña y adelante!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas