El vicepresidente del Gobierno, Oriol Junqueras, ha asegurado que la Generalitat no hará "ningún recorte más por muchos requerimientos que haga el Ministerio de Hacienda" para cumplir con el déficit del 2015, tal como ha pedido por carta el ministro, Cristóbal Montoro. Junqueras acusa directamente el gobierno central de no haber cumplido las obligaciones que tiene en el ámbito fiscal y legal con la Generalitat, y que por eso Cataluña no ha logrado los objetivos de déficit marcados.

El Gobierno central pactó un déficit de las comunidades autónomas con Bruselas de un 07% del PIB. El 2015 ha habido una desviación de estos objetivos hasta llegar al 1,66%. Cataluña es la comunidad, de toda España, que más se ha alejado del objetivo de déficit marcado, llegando al 2,7%. El problema es que el Estado ha reducido el déficit de 2015 del 5,7% al 5,16% del PIB, pero las autoridades europeas pedían que España se quedara por debajo del 4,2%. El desvío entre lo que pedía Bruselas y lo que ha hecho el gobierno central es de 10.345 millones de euros, siendo el desvío más grande de la actual legislatura.

Junqueras se ha reunido hoy con el presidente Puigdemont para responder el requerimiento del gobierno del Estado, que ha dado dos semanas al gobierno catalán para que presente un plan de contención. El vicepresidente de la Generalitat ha respondido a este requerimiento diciendo que no cerrarán ningún hospital ni ninguna escuela, que se defenderán los servicios básicos, los instituidos y las universidades, y las leyes de dependencia. Junqueras ha denunciado una relación directa entre la carta que ha enviado el ministerio de Hacienda reclamando que la Generalitat planifique unas cuentas más restrictivas, con que el Tribunal Supremo anulara el reparto del déficit a las comunidades autónomas decidido por el gobierno central el 2013.