ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
R. Calvo 23-06-2018
Parálisis y desgobierno en la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals
Los miembros del consejo tienen el mandato caducado desde el mes de marzo

La vicepresidenta Núria Llorach, que ha asumido el cargo de presidenta en funciones, afronta un panorama muy conflictivo en la CCMA.

Con el nombramiento de Brauli Duart como secretario general de Interior, la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) ha quedado en una situación de precariedad extrema. Brauli Duart era, hasta ahora, presidente del consejo de gobierno de la CCMA por la cuota de la extinta CiU.

Su salida ha dejado el consejo reducido a cinco miembros: Núria Llorach, presidenta en funciones; Rita Marzoa, secretaria; Antoni Pemán, Josep Vilar y Armand Querol. Las fuerzas independentistas que conforman el gobierno de Quim Torra han quedado en minoría en el organismo del cual dependen TV3 y Catalunya Ràdio, puesto que solo tienen Núria Llorach y Rita Marzoa, teniendo en cuenta que el consejero Antoni Pemán fue designado a instancia de Josep Antoni Duran y Lleida, como cuota de Unión.

En los pactos de gobierno entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC, se acordó que la presidencia de la CCMA pasaría a manos del partido de Oriol Junqueras. Esto requiere una renovación total de este organismo, por otro lado obligada por ley. Y es que los actuales consejeros, excepto Rita Marzoa (ERC) -elegida en 2015 en sustitución de Xavier Guitart (PSC)-, fueron designados por el Parlament en marzo del año 2012, con un mandato improrrogable de seis años que ya está caducado.

La elección del nuevo consejo de gobierno de la CCMA es urgente. Por un lado, porque ha quedado vacante el lugar que ocupaba Brauli Duart y, por el otro, porque los consejeros actuales tienen que ser sustituidos por ley. Pero el sudoku tiene difícil solución.

Según la ley de la CCMA, aprobada por iniciativa del tripartito en 2007, los miembros del consejo de gobierno los elige el Parlament a propuesta del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC). En un principio, hacía falta una mayoría de 2/3 para su designación, pero Artur Mas modificó la ley en 2012, impuso una reducción a seis miembros y ahora es suficiente con la mayoría absoluta para escogerlos.

Pero con la actual aritmética parlamentaria, con Ciudadanos como primera fuerza política y con el gobierno de Quim Torra en minoría, la renovación del consejo de gobierno es un rompecabezas muy complicado. Si no quiere quedar condicionada por la CUP, ERC tendrá que hacer, forzosamente, concesiones al PSC y a los comunes para conquistar la presidencia de la CCMA, y esto pone en guardia a JxCat, a quien corresponderían, según los pactos de gobierno, las direcciones de TV3 y Catalunya Ràdio.

Los 2.000 trabajadores de los medios públicos de la Generalitat también están alerta. Han celebrado con una gran fiesta en los jardines de Sant Joan Despí la marcha de Brauli Duart, que los ha martirizado durante seis años con recortes y sanciones, pero a la vez están expectantes con los cambios que se tienen que producir en la CCMA, que reclaman que se hagan de manera rápida y transparente, y que se acabe la endémica politización partidista de este organismo.

En un comunicado conjunto firmado por los comités de empresa y los consejos profesionales de TV3 y Catalunya Ràdio, los trabajadores piden que la renovación del consejo de gobierno de la CCMA "se haga por amplias mayorías y con criterios exclusivos de profesionalidad e independencia". También exigen cambios legislativos para "desgovernamentalitzar" la CCMA y "garantizar unos medios al servicio de toda la sociedad".


LAS EMPRESAS AMIGAS

A la grave precariedad institucional de la Corporación se añade la delicada situación de sus finanzas, lastradas por el conflicto del IVA con la Agencia Tributaria, que ha provocado su ahogamiento. Además de la aportación prevista de 236,3 millones en los Presupuestos prorrogados de la Generalitat, hace falta una inyección extra de 40 millones de euros para cubrir el déficit del año pasado y la caída de los ingresos publicitarios, a pesar de que los resultados de las audiencias son buenos.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas

Con el apoyo de: