ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
Cristina Palomar 20-01-2018
Movilización contra el bloqueo político al tranvía
Una quincena de entidades organizan este sábado una marcha por la Diagonal para reclamar la conexión del TramBaix con el TramBesòs
Los menos de cuatro kilómetros que separan los tranvías parecen una barrera infranqueable.
Contra el bloqueo político a la conexión de los tranvías por la Diagonal es el lema de la manifestación que una quincena de entidades han convocado este sábado 20 de enero. La protesta saldrá de Francesc Macià y de Glorias, y confluirá en la plaza Jacint Verdaguer. El objetivo es presionar a los grupos municipales para que apoyen el proyecto que ha rescatado el gobierno de Ada Colau y que no supone nada más que el desarrollo del Plano Director de Infraestructuras que la Generalitat aprobó en 2001 para conectar nueve municipios del Baix Llobregat y del Barcelonès Norte. Desde hace más de diez años el tranvía barcelonés funciona a medias por desavenencias políticas, y los menos de cuatro kilómetros que separan el TramBaix del TramBesòs se han convertido en una barrera infranqueable.

La propuesta de conexión de los tranvías ha recibido el visto bueno técnico, pero es el proyecto de movilidad más analizado, criticado y controvertido de todos los que se han impulsado hasta ahora desde el consistorio y, al parecer, difícilmente se podrá aprobar en esta legislatura por una falta clara de mayorías que lo apoye. El alcalde socialista Jordi Hereu se enganchó los dedos cuando propuso una consulta ciudadana para reformar la avenida Diagonal que incorporaba el enlace del tranvía, y Ada Colau va camino de guardar la iniciativa en un cajón a la espera de repetir como alcaldesa con una mayoría más confortable en las elecciones municipales que se tienen que celebrar en mayo del 2019.


PARTIDARIOS Y DETRACTORES

El argumentario que defienden las entidades a favor del tranvía es largo, pero el poder que los lobbies contrarios al proyecto -los comerciantes de la Diagonal y el RACC-, ejercen sobre los partidos políticos es difícil de contrarrestar. Los protranvía insisten en que es el medio de transporte más ecológico, accesible y barato que existe; conectaría de forma rápida los municipios de Barcelona, Badalona, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, l'Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs y reduciría la contaminación porque liberaría de coches la autopista urbana que separa el Ensanche. Además, lo más lógico es acabar un proyecto empezado.

A pesar de los informes técnicos que avalan el proyecto, y que dirige el ex-consejero convergente Pere Macias, el RACC insiste en que la unión por la Diagonal aumentará la congestión del tránsito y la contaminación. El problema recae, según el lobby del vehículo privado, en los conflictos que el tranvía provocaría con el bus y el coche en las 24 intersecciones del trazado entre Glorias y Francesc Macià. El estudio ha sido utilizado por convergentes y populares para desgastar a Colau. Los primeros siguen defendiendo los buses eléctricos como alternativa sostenible, mientras que los segundos quieren dar prioridad a la construcción de la L10 del metro hasta la Zona franca.


COLAPSO CRÓNICO

Aun así, al margen de polémicas interesadas, nadie puede rebatir que el tranvía -por su rapidez y capacidad- es la mejor alternativa para rebajar el colapso crónico del transporte público barcelonés. Durante el año 2017, el tranvía ha ganado un millón de usuarios y ha transportado un total de 28 millones de viajeros, una cifra que supone un 4,2% más que el año anterior. 18,2 millones de personas han utilizado el TramBaix, mientras que 9,7 millones han usado el TramBesòs y los dos servicios continúan creciendo. Las cifras cantan.
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas