ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
11-12-2017
¿Qué amistades peligrosas ha hecho Carles Puigdemont en Bélgica?
| Foto: Junts per Catalunya
Vivir para ver: la prensa madrileña de derecha extrema (ABC, OK Diario…) se escandaliza porque el presidente fugitivo de la Generalitat, Carles Puigdemont, tiene el apoyo en Bélgica de dos formaciones nacionalistas flamencas ultraconservadoras: el N-VA y el Vlaams Belang. Ambas estuvieron presentes en la manifestación del pasado día 7 en Bruselas, organizada por las entidades independentistas catalanas.

El N-VA, que forma parte del gobierno belga, asistió a la manifestación con una gran pancarta donde se decía “Hoy, todos somos Cataluña”. Este partido es el heredero del antiguo Vlaams Nationaal Verbond, que durante la II Guerra Mundial apoyó al III Reich y participó en las campañas antisemitas que acabaron con el exterminio de gran parte de los judíos belgas. Entre sus dirigentes los hay que se han posicionado públicamente a favor de la causa del ex-presidente Carles Puigdemont, como el actual ministro belga del Interior, Jean Jambon; el secretario de Estado para la Inmigración, Theo Francken, o el alcalde de Amberes y presidente del partido, Bart de Weber. En los últimos años, el N-VA ha ido moderando su discurso extremista y, en la actualidad, es la primera fuerza política de Flandes.

Más radical es el Vlaams Belang, que es la sucesión del Vlaams Block, prohibido por las autoridades judiciales belgas en 2004 por sus actitudes homófobas, xenófobas y racistas. El Vlaams Belang también estuvo presente en la manifestación de los independentistas catalanes del pasado día 7 con una pancarta que decía “Free Catalonia”. En su simbología utilizan la bandera que usaban las unidades militares flamencas que participaron con el ejército nazi en la II Guerra Mundial. Este partido participa habitualmente en actos con otras organizaciones ultras europeas, como el Amanecer Dorado griego, el Front National de Marine Le Pen o el PVV del holandés Geert Wilders.

Como anécdota, en 2014 militantes del Vlaams Belang acogieron con gran pompa el Seat 600 decorado con la estelada independentista que pasea por Europa el bombero gerundense Pep Pladeveya. Este llamativo Seat 600 tuneado también estuvo presente en la manifestación del pasado día 7, pero sufrió un aparatoso accidente en el viaje de regreso. Su propietario, Pep Pladeveya, es uno de los activistas más destacados de la entidad Bomberos por la Independencia, que ha adquirido un gran protagonismo en las últimas semanas a raíz de su participación en la primera línea de los defensores del referéndum del 1-O.

La prensa madrileña de derecha extrema, que no tiene manías a la hora de insertar esquelas en memoria del dictador Francisco Franco o del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, se ha rasgado las vestiduras ante el apoyo que los partidos flamencos N-VA y Vlaams Belang dan a la causa independentista catalana y al ex-presidente Carles Puigdemont. A la inversa: desde los sectores secesionistas, tan combativos a la hora de denunciar a los elementos de extrema-derecha que se infiltran en las manifestaciones constitucionalistas, no se ha levantado ninguna voz para mostrar su rechazo a la participación de los ultras flamencos en los actos de apoyo al movimiento independentista catalán.
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas