ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
11-11-2017
¿Qué marcha atrás ha hecho la cadena Bonpreu?
La cadena de supermercados Bonpreu-Esclat ha tenido que modificar su horario comercial después de la denuncia formulada por el sindicato Comisiones Obreras y ahora ya cierra sus 216 establecimientos a las 21 horas, tal como marca la ley catalana de Comercio. El presidente de esta empresa, Joan Font, se creía el más listo de Cataluña y había decidido prolongar unilateralmente la apertura de sus supermercados hasta más tarde de esta hora límite, para “robar” clientes a la competencia (Caprabo, Carrefour, Mercadona, Lidl…) que sí que cumplen la ley al pie de la letra. Ahora, después de la queja del sindicato, que denunció que esto era un atentado contra el derecho a la vida personal y a la conciliación familiar de sus trabajadores, Bonpreu ha tenido que dar marcha atrás.

No acaban aquí las singularidades de Joan Font, que es un destacado empresario independentista de Osona. El pasado día 8, con motivo de la huelga general convocada por la minoritaria Intersindical-CSC, decidió cerrar su cadena de establecimientos en todo Cataluña. Se trata de un caso insólito, puesto que la práctica totalidad del comercio abrió aquel día y, además, las patronales partidarias del movimiento soberanista, la Cecot y Pimec, no se sumaron al llamado “paro de país”. Eso sí, este “lock-out patriótico” decretado por Joan Font no repercutirá en la nómina de sus 6.100 trabajadores.


Coincidiendo con la fuga masiva de empresas debido a la gran incertidumbre creada por la proclamación de la efímera república catalana independiente, Joan Font ha querido echar una mano a los atribulados Carles Puigdemont y a Oriol Junqueras y ha anunciado públicamente que invertirá 200 millones en los próximos dos años y abrirá 27 nuevos establecimientos comerciales, con la creación de 1.300 nuevos puestos de trabajo. Pero no todo son éxitos en su trayectoria empresarial. Joan Font ve cómo la compañía telefónica “patriótica” que promueve con la marca Parlem no acaba de arrancar y necesita nuevas inyecciones de capital para poder sobrevivir.

Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas