ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
AUTOR
Anna Aguilar-Amat
Poeta, militante de la comunicación y terminóloga sin fronteras: las lenguas nos lo dicen todo.
REDES SOCIALES
04-10-2017
Eurodiputados que se ríen por lo bajinis
La palabra democracia, que procede del griego demos (pueblo) y kratos (gobierno) se define como el derecho de escoger a los propios gobernantes y a controlarlos. Pero los votantes españoles han elegido un gobierno que no quiere ser controlado sino controlar, que no quiere dar cuentas de sus trapos sucios y despista enviando policías a detener procesos pacíficos. El pueblo español y el pueblo catalán, como se demuestra de manera consecutiva en las urnas, eligen gobernantes de ideologías distintas. Además entre España y Cataluña hay otras diferencias, como el idioma, las tradiciones, el derecho, el agua, la industria, etc. Todo esto no debería ser, y no ha sido, y no es, un impedimento para la convivencia. Unas elecciones sobre la autodeterminación (Sí/No/Blanco), donde hemos visto acudir a votar a personas con la bandera española, demuestra la buena calidad de esa convivencia.

Ahora el gobierno español, después de masacrar el referéndum, tilda de "nazis" a las personas que lo han hecho posible. Se trata sin duda de lo que Freud denominó proyección o “efecto espejo”, un mecanismo de la defensa primaria por el que el sujeto atribuye a otros sus carencias. La proyección negativa opera en situaciones de amenaza de origen interno o externo, atribuyendo a otras personas los sentimientos, impulsos o pensamientos propios que resultan inaceptables para el propio sujeto. O sea, lo contrario de estar enamorado (esa sería la proyección positiva).

Está claro que el gobierno del PP ha enviado a Cataluña a sus matones en un intento desesperado de parar una votación que le creaba una gran ansiedad, ya que, aunque parecía que no miraba, sí veía crecer cada año el número de los manifestantes de la Diada, además de aquel resultado cuestionado pero amenazador del 48 % (más el 8%) en el referéndum del 9N. El gobierno español se ha bloqueado y no ha sabido jugar al juego democrático. ¿Cabía otro punto de vista? Por supuesto que sí: podría haber ayudado a preparar el referéndum y haber hecho una buena campaña a favor del no, porque razones debía de poder exponer, a saber, algo así como: “Europa dirá que no sé controlar a mi país”, “qué vamos a hacer sin el dinero de los impuestos de los catalanes”, “España es jerárquica y piramidal, una república no funcionaría”, “qué le voy a decir al rey Felipe”, “no podemos perder el control militar del puerto y la frontera”, “si Cataluña se independiza también querrán los vascos”, “Europa se desmiembra si los sardos, los corsos y los otros pueblos minoritarios también se quieren independizar”…

Algunas frases debe de haber en la cabeza del Gobierno español ¿o no hay nada que puedan argumentar salvo tildar el referéndum de ilegal? Será ilegal al final, pero en ningún caso ilegítimo si está en los términos del pacifismo. ¿No es más ilegítimo y debería ser más ilegal lo que han hecho los policías, agredir a personas pacíficas, llevarse cosas que no son suyas? ¿De qué tiene tanto miedo el Sr. Rajoy? ¿De perder? ¿Por qué el Sr. Rajoy ha preferido criminalizar el proceso en vez de reforzar la democracia española de verdad? ¿Por qué es tan difícil hablar de federalismo? ¿Acaso las otras comunidades no son capaces de articular su supervivencia? Cuando el señor del PP Esteban González Pons se defiende acusando de ultraderechista a su interlocutor, el eurodiputado británico Nigel Farage que pide hablar de los hechos, otros eurodiputados se ríen por lo bajinis, y los espectadores televisivos también. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, asegura que Cataluña no formaría parte de la UE si se independizara, y que tendría que seguir un proceso de adhesión.

No pasa nada, siempre se ha sabido que el proceso era largo y tenía diversas partes. Yo, la verdad, no me quería ir de España, me preocupaba que el puerto de Barcelona se lo quedaran los chinos como decían; pero después de las cargas policiales todo me parece bien. Siempre podríamos aliarnos con los británicos. Pero que les conste que Cataluña quiere acoger refugiados, ¿eh?
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas

Con el apoyo de: