ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
19-06-2017
La Cataluña que pita a Puigdemont
La pitada que se llevó el presidente de la Generalitat cuando subió al escenario en el que se hacían las actuaciones de la fiesta mayor del barrio de Llefià de Badalona, el miércoles 16 de junio, heló la sonrisa de muchos revolucionarios por la independencia. Colgar el vídeo del abucheo en mi Facebook y aparecer inmediatamente los partidarios de la separación de Cataluña de España fue sintomático. "¿Tú también estás con los fachas del Albiol?", me preguntaban. De parecido modo se expresó la directora general de Calidad Ambiental de la Generalitat, Mercè Rius, ex concejala de CDC en Badalona, en un tuit que borró pronto, se supone que por órdenes superiores: "Los fascistas gritaban y los demócratas aplaudían".

En los actos públicos la gente aplaude cuando una actuación le gusta. ¿Es adecuado silbar cuando no te gusta? En los toros o en la ópera el público lo hace. Es muy frecuente hacerlo durante los pregones de las fiestas mayores. En el barrio de Gracia ya es toda una costumbre. ¿Es democrático pitar al Rey o el himno español y fascista abuchear al presidente de la Generalitat o Els Segadors?

¿Quién decide qué se puede silbar y qué no? Muchos partidos políticos optan por hacer sus actos en recintos cerrados para ahorrarse las broncas. O, simplemente, no los hacen. Veréis pocos actos de según qué partidos en las plazas públicas de Berga o Banyoles.

La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, conoce Llefià y sabía que Carles Puigdemont se exponía al griterío si tomaba la palabra. ¿Le tendió una trampa? ¿Pretendía ponerle una alfombra dorada para lavar la cara a su proyecto independentista en un barrio que no lo es? ¿Era la compensación política por la invitación del día siguiente a calentar silla en Catalunya Ràdio?

Un consejo: si lo que se pretende es ensanchar la base del independentismo no funcionan ni campañas patéticas como la de "Luchas Compartidas" de Òmnium Cultural ni intervenciones sorpresivas en las fiestas mayores de los barrios populares.

Y un segundo consejo, si alguna vez vuelven a invitar a Puigdemont a la fiesta mayor de un barrio del área metropolitana de Barcelona, el presidente debería quitarse la corbata y prepararse un poco mejor la intervención.

Esto es lo que dijo entre silbidos y gritos de "¡España, España!": "Buenas tardes a todos, buenas tardes. ¿Me dejáis hablar? Y si no os gusta, silbáis después. Dejadme hablar. Estimada alcaldesa, querido presidente... Quiero que sepas que para mí es un verdadero honor haber podido aceptar tu invitación y estar a vuestro lado en lo que es un evento de los más importantes que se pueden hacer en un pueblo, porque veo espíritu de pueblo, que es las fiestas populares. ¿Qué es una fiesta popular? Una fiesta popular es cuando todos, todos, nos reunimos en el espacio público, hacemos un esfuerzo para construir una oferta lúdica que ponemos al servicio de todos y algo muy importante, que tú has señalado en tu discurso, que es que nos abrimos y nos gusta que la gente venga a vernos. Espero que disfrutéis mucho de la fiesta. Seguro que sí. Muchas gracias. Sabed que para mí es un verdadero honor estar en uno de los barrios más importantes de la zona metropolitana".

Si un niño de ESO hace una redacción así su maestro no le silbará pero buena nota seguro que no le pone.
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas

Con el apoyo de: