ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
Redacción 05-08-2016
El consejero Josep Rull no respeta el derecho a decidir
Aprobada la construcción de la vía Tordera-Blanes-Lloret, que permite ampliar los peajes de la C-32
Acto de protesta de la plataforma Aturem la C-32 durante la visita del presidente Carles Puigdemont en Lloret de Mar.
El mismo día que el Parlamento de Cataluña votaba la polémica moción sobre las conclusiones del estudio del proceso constituyente, que prevé la celebración de un referéndum unilateral de independencia, el DOGC del pasado 27 de julio publicaba la aprobación definitiva del trazado de la futura carretera Tordera-Blanes-Lloret, que da continuidad a la autopista C-32. Esta carretera, que tendrá una longitud de 6,5 kilómetros, es el foco de una fuerte protesta ecologista y vecinal por los graves estragos que provocará en lugares emblemáticos de la sierra de Cadiretes, como los parajes de las Alegrías, Àngel y Sant Pere del Bosc. Lo más chocante del caso es que la consulta vinculante organizada el pasado día 16 de abril, en aplicación del derecho a decidir, emitió un veredicto contundente: el 76,3% de los vecinos que participaron votaron en contra de este proyecto que ahora acaba de aprobar el consejero Josep Rull.

PRESUPUESTO DE 71 MILLONES
La excusa formal para hacer caso omiso de los resultados de esta consulta, celebrada en las ciudades de Blanes y Lloret de Mar, fue la baja participación de los vecinos convocados a las urnas. En concreto, en Blanes -donde la consulta contaba con la colaboración del Ayuntamiento- votó el 7,3% de la población mayor de 16 años. Por su parte, en Lloret de Mar la participación cayó al 3,8%, si bien en esta localidad marinera el Ayuntamiento se desentendió de la organización y no facilitó el censo electoral.

Incluso con estos magros resultados, la plataforma Aturem la C-32 considera que tiene el aval social necesario para continuar su lucha contra la prolongación de la autopista. Y así lo demostraron, con la protesta convocada delante del presidente Carles Puigdemont durante su visita en Lloret de Mar, el 26 de julio. "Quién quiere el territorio, no lo destruye", decía una de las pancartas.

El proyecto aprobado por la consejería de Territorio y Sostenibilidad prevé que esta nueva carretera, de tres carriles, sea gratuita para los usuarios. Las obras las asumirá Invicat SANO, filial del grupo Abertis, titular de la concesión de la autopista C-32 en el tramo sur (Castelldefels-El Vendrell) y en el tramo norte (Mataró-Palafolls). El presupuesto de esta infraestructura viaria es de 71 millones de euros y se prevé que los trabajos empezarán antes de acabar el año. El trazado prevé la construcción de dos túneles y cinco viaductos. Se calcula que una vez acabada la carretera la utilizarán, de media, unos 9.000 vehículos diarios.

FÓRMULA ENREVESADA
Pero la aprobación definitiva del proyecto de prolongación de la C-32 no sólo inquieta a los ecologistas de la comarca de la Selva. Los alcaldes y las entidades más emblemáticas del Maresme también tienen la mosca detrás la oreja con la decisión del consejero de Territorio y Sostenibilidad. Y es que la construcción de esta nueva carretera es la puerta abierta a la ampliación de la concesión de la autopista C-32, que finaliza el 31 de agosto del año 2021.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA  
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas

Con el apoyo de: