ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

ElTriangle.eu - Diario digital de información, análisis y opinión

CATALÁN CASTELLANO
Cristina Palomar 01-12-2015
El negocio de la muerte
La Asociación contra los Abusos en los Servicios Funerarios reclama más información y más control de las empresas funerarias catalanas para evitar los precios abusivos y el monopolio en este sector
La muerte es un negocio seguro y el grupo Mémora lo sabe. Propietario del 85% de Servicios Funerarios de Barcelona SA, este emporio privado gestiona 125 tanatorios, 26 crematorios y 23 cementerios en España y Portugal. Por sus instalaciones pasan cada año más de 41.000 familias y se llevan a cabo más de 46.000 servicios funerarios y más de 16.000 incineraciones. El año pasado facturó más de 150 millones de euros a pesar de haber aumentado el número de cuerpos donados a la ciencia y haber reducido los ingresos debido a la crisis. La clave de su éxito radica, según el presidente de la Asociación contra los Abusos en los Servicios Funerarios, José Luis Manzano, en los "precios abusivos" que cobra aprovechándose de la vulnerabilidad de los familiares y de su control absoluto del mercado.

Desde que se han privatizado los servicios funerarios, morirse en Barcelona sale por un ojo de la cara si lo comparamos con lo que cuesta en el resto del Estado o con países de la Unión Europea. Mientras que el precio medio de un funeral en la capital catalana no baja de los 6.000 euros, en Valencia, Castellón, Alicante o Murcia el servicio básico ronda los 1.000 euros y el de lujo, unos 1.600. Los precios también sorprenden en relación con los ofrecidos por las funerarias europeas, donde todos los servicios se contratan por Internet y las tarifas son fácilmente calculables con antelación. En Francia, por ejemplo, el precio más alto se acerca a los 2.200 euros mientras que en Italia el precio medio de un entierro se sitúa en unos 1.200 euros.

La razón básica de esta diferencia de precios tan grande, que según Manzano puede llegar a los 20.000 euros en algunos casos, es que no hay manera de calcular lo que te costará realmente un funeral hasta que el comercial hace firmar al cliente la factura y el correspondiente contrato de confidencialidad que le obliga a callar. "Te niegan la información si no vas con el difunto y se aprovechan de tu falta de tiempo, de la situación emocional y del abuso de dominio que tienen en el mercado para endilgarte servicios e imponerte sus tarifas", explica. Y es que a pesar de que Servicios Funerarios de Barcelona tiene los precios en su página web, el listado es tan complicado de entender que es casi imposible obtener el coste final.

Según Manzano, las empresas funerarias cobran incluso por hacerse cargo de las coronas y los ramos de flores enviadas desde otras floristerías. "Te preguntan si quieres una ceremonia religiosa o laica sin explicarte que la ceremonia laica incluye cuatro músicos. La cinta de la corona la cobran a 45 euros, te aconsejan un ataúd de 4.000 euros si tienes que trasladar el muerto y para embalsamar un cadáver te cobran la sala, los instrumentos, el material, la desinfección de la sala, el personal y, por último, el embalsamamiento propiamente dicho, cuando la mayoría de funerarias cobran sólo un concepto", explica.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO A LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA
Escribir comentario
* Campos obligatorios
Noticias relacionadas externas