Elsa Artadi, consejera y portavoz del gobierno de la Generalitat, ha confirmado este martes que el Parlamento de Cataluña retiró los sueldo a los diputados que fueron suspendidos, en el marco de la causa sobre el proceso, por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Artadi ha añadido que la medida se ha aplicado a partir del 13 de julio.

En su comparecencia de este miércoles, uno de los afectados, el ex-presidente Carles Puigdemont, ha expresado "respeto" por esta decisión de la cámara catalana, pero muchos de sus partidarios se lo han tomado muy mal.

"Qué vergüenza...", ha exclamado el director de Vilaweb, Vicent Partal. Este mensaje ha sido repiado por otra superestrella mediática procesista indignada, Pilar Rahola.

"¿Qué? ¿Quién ha decidido esta barbaridad? ¿Quién ha acatado? ¡Nombres y apellidos, ya!", exige el ex-cabeza de lista y ex-diputado de la CUP Antonio Baños, mientras que la ANC considera que "acatar la suspensión de facto es vergonzante" y la diputada de la CUP Natàlia Sànchez ve "gravísima la decisión unilateral de l'oidora de cuentas".

El filósofo y columnista indepe Bernat Dedéu, ahora desencantado con el proceso, ha destacado en El Nacional que "en el mismo instante que gente como [Míriam] Nogueras galleaba de poder presionar a todo el régimen constitucional español, el Parlamento ha acatado, insensible, la resolución", señalando que "nuestros parlamentarios no son suficientemente atrevidos ni para garantizarle el sueldo [a Puigdemont]".