Dos de las vedettes de la facción dandy del independentismo, Jordi Graupera y Antonio Baños, se las han tenido en twitter a cuenta de la huelga de los taxistas y de las licencias de VTC. En un tweet, el ex-diputado de la CUP, Antonio Baños, ha interpelado a Jordi Graupera, que aspira a presentarse de candidato a la alcaldía de Barcelona a través de un proceso de primarias independentistas, sobre qué piensa de este conflicto, dada su visión neoliberal, favorable a la expansión de empresas como Uber y Cabify.

El filósofo se lo ha tomado muy mal y ha acusado a Antonio Baños, que en los últimos meses se ha ido acercando progresivamente des de la CUP a la órbita puigdemontista, de hacer un “discurso de comunistoide irredento”. Regresado de Nueva York, donde ha vivido en los últimos años bajo la sombra protectora del gurú Xavier Sala-i-Martin, Jordi Graupera quiere importar a Barcelona los modelos ultraliberales de los Estados Unidos, a pesar de que se declara anti-Trump.

En su respuesta a Antonio Baños, el filósofo considera que es irreversible adaptarse a la oleada tecnológica y que los taxistas lo tienen que asumir. Cree que el problema radica en la especulación con el sistema de licencias de taxi y apunta algunas medidas que se han adoptado últimamente en Nueva York, Australia y Canadá en relación con el conflicto taxistas/VTC. Jordi Graupera también reprocha a Antonio Baños que frivolice con la palabra “república” y exclama: “Basta de tratar a la gente de idiota”.

Curiosamente, tanto Jordi Graupera como Antonio Baños, dos independentistas dandys, coinciden al alabar la tarea de los CDR y compiten a la hora de ganarse el favor de “la corte de Waterloo”.