En la delegación de la productora audiovisual catalana Lavinia en la capital belga. Amadeu Altafaj fue cesado del cargo de delegado de la Generalitat en Bruselas por el gobierno español cuando se aplicó el artículo 155 de la Constitución española a la administración autonómica. Altafaj fue uno de los representantes políticos más activos para intentar trasladar a las instituciones europeas la voluntad independentista promovida por los gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont. Estuvo en el cargo desde enero de 2015 pero sus esfuerzos no abrieron ninguna rendija en la negativa de todos los países europeos a reconocer esa independencia. Quizás por eso, ha sido sustituido por la ex-consejera de Agricultura Meritxell Serret, que marchó a Bruselas junto con Puigdemont y otros consejeros.

Altafaj vive en Bruselas desde 1995 dónde ha sido corresponsal de varios medios de comunicación, entre ellos el conservador y anti-independentista 'ABC', desde 2000 a 2004. Después se integró en diversos equipos de comunicación de la Comisión Europea y acabó siendo portavoz para temas económicos y defendiendo las políticas europeas de austeridad más duras. Antes de ser nombrado delegado de la Generalitat ante la Unión Europea fue dos años el responsable del gabinete del vicepresidente de la Comisión Oli Rehn.

Desde abril trabaja en el número 5 de la calle Archimède, en la sede que tiene en Bruselas la sociedad Innosual, del grupo Lavínia.