El ex-presidente de la Generalitat Carles Puigdemont no ha sido el invitado de honor del gobierno del cantón del Jura, como había asegurado reiteradamente el responsable de su oficina y amigo, Josep Lluís Alay.

Un usuario de Twitter, Álex Dorado, ha revelado la respuesta que recibió por parte del servicio de información de este cantón cuando preguntó si es cierto lo que habían anunciado Alay y varios medios catalanes favorables al independentismo.

Según ha difundido Dorado, a Puigdemont no lo ha invitado este gobierno local, sino el Mouvement Autonomiste Jurassien (MAJ), que ambiciona, por cierto, una ampliación de su territorio cantonal mediante la incorporación de zonas de habla francesa que forman parte del cantón de Berna, la capital de la Confederación Suiza.

En Berna, por cierto, no ha gustado la complicidad del ex-presidente de la Generalitat con un movimiento que abandera esta aspiración. Suiza tiene un férreo concepto de la estabilidad y Puigdemont, como ha demostrado también en Bélgica, hace amigos sobre todo entre los partidos más radicalmente contestatarios con las capitales de los estados.

El MAJ, organizador del Festival del Pueblo donde ha asistido como invitado Puigdemont, critica que Berna no haya aplicado el resultado de una votación popular con la que la localidad de Moutier, por un margen estrecho, decidió cambiar el cantón de Berna por el del Jura.

Puigdemont participa de la agitación jurassien y se marcha a Waterloo (Bélgica), pero las que se quedan como cabezas visibles del independentismo catalán en Suiza son Marta Rovira (ERC) y Anna Gabriel (CUP), que residen allí para evitar a la justicia española. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, por cierto, ha difundido el tuit con el que Alay ha divulgado esta falsa noticia.