El ex-jefe de la delegación de la Generalitat en Bruselas, Amadeu Altafaj, ha justificado ante el juez que el ejecutivo del anterior presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pagara a un think tank con sede en Holanda para analizar diferentes aspectos de la actualidad del momento, como fueron los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto de 2017.

Ante el juez del Juzgado de Instrucción núm. 13 de Barcelona que investiga como se pagó la organización de la consulta independentista del 1-0, Altafaj ha afirmado que se pagaron 286.765 euros a The Hague Center for Strategic para adecuar la estrategia internacional del gobierno de Puigdemont a los nuevos tiempos, según publica Vozpópuli.

Entre las justificaciones para pagar casi 300.000 euros a este think tank, el ex-responsable de la Generalitat en Bruselas citó el Brexit, la llegada de Donald Trump en la Casa Blanca, las afectaciones de los ganaderos de Lleida por las sanciones de Rusia o el aumento del yihadismo, que según Altafaj se evidenció en los atentados del 17 de agosto.

Para la Guardia Civil, este dinero habría servido en realidad para intentar internacionalizar las aspiraciones independentistas del ejecutivo de Puigdemont, a pesar de que Altafaj insistió en desvincular estos pagos de la celebración del 1-O, y justificó que la aplicación del artículo 155 de la Cosntitució a la administración catalana impidió conocer los consejos de este instituto holandés sobre todas estas problemáticas.

En cualquier caso, al ex-responsable de la delegación de la Generalitat ante la Unión Europea se le atribuye un presunto delito de rebelión para actuar con abuso de su cargo como funcionario público en actividades que suponen malversación de dinero público, revelación de secretos y desobediencia en la estrategia de difundir en el extranjero el referéndum y la contratación de observadores internacionales.