El juez de instrucción del caso INIPRO envía a juicio el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, y al resto de investigados, entre los cuales hay la portavoz del gobierno municipal, Begoña Florecía.

El abogado del alcalde, David Rocamora, ha anunciado que presentarán recurso para evitar ir a juicio. El abogado de Ballesteros mantiene que es inocente.

El juez imputa al alcalde de Tarragona los delitos de prevaricación, alteración de precios en concurso y subastas, falsedad documental, fraude, soborno, tráfico de influencias y abuso del ejercicio de la función pública.

Ballesteros autorizó varios pagos a la empresa Inipro, entre los años 2010 y 2012, a pesar de que informes municipales desaconsejaban hacerlo porque creían que eran contrataciones ilegales. El importe total, de aquellas facturas, es de 215.000 euros.

Entre los servicios contratados e investigados en el caso Inipro hay una supuesta campaña en las redes sociales para mejorar la imagen del alcalde de Tarragona.

El hecho que el caso vaya finalmente a juicio supone un golpe importante y una traba en la voluntad que tiene Ballesteros de volverse a presentar a la reelección como alcalde a las elecciones del año que viene.

Por otro lado, la acusación choca frontalmente con el código ético del PSOE, que especifica que "cualquier cargo público u orgánico del PSOE al cual se le abra juicio oral por un procedimiento penal dimitirá de su cargo en el mismo momento en que se le dé traslado el acta de apertura del mismo y solicitará la baja voluntaria. En caso contrario, será suspendido cautelarmente de militancia y, si procede, expulsado del partido".

Por su parte, el alcalde, en un comunicado ha recordado que la resolución "no es firme" y, así, "es susceptible de recurso de reforma y de apelación" y, por lo tanto, "la estimación de cualquier de estos recursos traería al sobreseimiento del procedimiento". Por lo tanto, afirma que "continúa intacta la presunción de inocencia".