El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no ha conseguido deslumbrar con su conferencia de este martes a dos de los actores más exigentes del proceso independentista, la Assemblea Nacional Catalana (ANC), clave en las movilizaciones, y la CUP, la formación política más partidaria de la unilateralidad.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha dicho en 8TV que el discurso de Torra era "coherente" pero falto de nuevas ideas y de concreciones sobre qué hará el gobierno de la Generalitat. Por otro lado, se ha mostrado convencida de que la vía unilateral es "la más realista" y de que la movilización independentista durante la Diada será un éxito.

Por su parte, el diputado de la CUP Carles Riera ha destacado a Els Matins de TV3 que es "una contradicción" que Torra "pida a la población que se movilice en la calle mientras que el gobierno efectivo no se mueve ni un milímetro de la legalidad constitucional". "Cuando dice que no aceptará las condenas, ¿qué quiere decir? ¿Abrirá las cárceles?", ha añadido el cupaire.

Riera, que lamenta no ver "ni un solo paso de unilateralidad y desobediencia", aboga por una ruptura con el Estado español que considera necesaria. "Quien falló es el gobierno y los partidos políticos que no quisieron asumir la situación", ha afirmado sobre el pasado otoño.