El sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) quiere que la Agencia Tributaria investigue a Juan Carlos I a raíz de las conversaciones que se han hecho públicas entre la que se consideró su "amiga entrañable", Corinna zu Sayn-Wittgenstein, y el excomisario José Manuel Villarejo, encarcelado por el caso de la operación Tándem.

En estas conversaciones, la empresaria alemana de origen danés reconoce que el rey emérito la usó como testaferro y cobró comisiones por operaciones en el extranjero, además de estar detrás de los negocios ilegales de su yerno, Iñaki Urdangarin, dentro del entramado del caso Nóos. Por lo cual, desde Gestha se considera que el rey emérito "podría haber incurrido en infracciones tributarias muy graves".

El sindicato Gestha considera que "no existen escudos fiscales para proteger a la familia real", por lo cual piden "iniciar las investigaciones tributarias" de manera inmediata al considerar que "hay indicios suficientes para llevarlas adelante, pues las acusaciones abocadas en las cintas publicadas tienen la entidad suficiente porque la Agencia Tributaria les preste la máxima atención y las verifique".

Los técnicos de Hacienda recuerdan que Juan Carlos de Borbón estaba obligado a declarar todos sus bienes en el extranjero en el modelo 720 desde el año 2013. Por lo cual, en un comunicado, dicen que "si se acredita que el monarca emérito es el verdadero titular del terreno de Marrakech y de las cuentas en Suiza y no los ha declarado en el modelo 720, el valor de estos bienes es imprescriptible y tributará en el IRPF de 2014, último año no prescrito a esta fecha, como una ganancia patrimonial no justificado al tipo marginal del 51,5% al tener su residencia en Madrid".

Por todo ello, los técnicos de Hacienda afiliados a Gestha destacan "la conveniencia de que el resto de los miembros de la familia del rey hicieran públicas sus declaraciones de bienes al extranjero en un ejemplo de transparencia que resolviera cualquier especulación o implicación en este caso".

De hecho, desde Gestha piden que se tendrían que investigar las responsabilidades de todas las personas que pudieran estar implicadas en esta trama, ya sea por su posible colaboración en los supuestos delitos, como por no haber denunciado estos hechos a pesar de haber estado al tanto de las supuestas actuaciones de Juan Carlos I.

Este viernes se ha sabido que Corinna apunta, según OkDiario, que el rey emérito usó la amnistía fiscal del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante el gobierno del PP para poner en orden algunas de sus cuentas, pero no todas, al afirmar que "las cuentas de banco en Suiza que no volvieron con la amnistía las han puesto a su nombre", en referencia a Álvaro Orleans de Borbón.