El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha pronunciado sobre las palabras de Quim Torra en relación a la posible sentencia del juicio del 1-O, después de que este afirmara en su conferencia que no podría aceptar otra resolución que no fuera la absolución de los encausados. Este ha respondido que "las sentencias se tienen que acatar" porque esto es lo que define el conjunto de la sociedad española.

"Hoy en Cataluña no está en juego la independencia, sino la convivencia", ha señalado Sánchez a preguntas de los periodistas durante su rueda de prensa conjunta con el primer ministro sueco Stefan Löfven. El presidente se ha trasladado al país escandinavo este miércoles para prestar su apoyo al primer ministro en las elecciones generales que se celebran este domingo.

Sánchez ha lamentado que en la última década la política nacional se haya centrado en la cuestión catalana, por lo que pide al Gobierno que "abra un gran debate entre nacionalistas y no nacionalistas en Cataluña", puesto que, a parecer suyo, la oferta de Torra "no satisface a la mitad" de la ciudadanía.

Sánchez ha querido rebajar el tono y ha pedido "diálogo y negociación" al Gobierno catalán, al cual ha instado a llevar el debate al Parlamento, criticando que la cámara se encuentra "cerrada en el mes de septiembre". Además, el presidente ha afirmado que el Gobierno ya está haciendo pasos de acercamiento en materia de financiación, asuntos sociales o infraestructuras.